Tere Iribarren. Imágenes. RS21. BNU01 WAZIRISTÁN DEL SUR (PAKISTÁN), 29/10/2009.- Una familia que se vio obligada a abandonar su hogar por las operaciones militares del ejercito paquistaní contra los talibanes en la región tribal de Waziristán del Sur (Pakistán) llega al distrito de Bannu, en la Provincia de la Frontera Noroeste (NWFP).

Un día de tantos

Un ejército sin nombre

Un distrito perdido en el mapa

Un país en guerra, como tantos.

Niños,  supervivientes de mil tragedias.

Niños que miran entre cristales, desconcertados, suplicantes.

Niños que mantienen la esperanza de que todo sea un sueño.

Niños separados de sus juguetes, de sus libros y cuadernos.

Niños en silencio, sin palabras, sin preguntas.

Niños quietos, abrigados por el frío.

Niños sin colegio, sin amigos, sin profesores.

Madres que no miran, acurrucadas.

Madres encerradas en la burka,

Madres sin su sonrisa y su belleza.

Madres capaces de amar y de ser queridas

Hogares destrozados, amaneceres sin rumbo.

Talibanes amenazantes.

Silencio de todos.

¿Cómo acoger a los que vienen, a los de cerca, a los de aquí en las escuelas de nuestros hijos, en el mercado de trabajo, en los lugares de ocio, en la vida cultural y ciudadana?

Seamos humanos.

¿TE GUSTA LO QUE HAS LEÍDO?
Para continuar haciendo posible nuestra labor de reflexión, necesitamos tu apoyo.
Con tan solo 1,5 € al mes haces posible este espacio.
Religiosa del Sagrado Corazón. Licenciada en teología. Coordinadora de los cursos y actos de Cristianismo y Justicia. Miembro del patronato de la Fundación Lluís Espinal – Cristianismo y Justicia.
Artículo anterior2010: Año europeo contra la pobreza y la exclusión social
Artículo siguienteEl formato «Callejeros»: crónica de una falsificación

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario!
Please enter your name here