Tere Iribarren. Un parell d’advocats de Pakistan criden consignes des de l’interior d’una furgoneta policial després de ser arrestats mentre un grup de lletrats boicotegen els judicis.

Són la veu de centenars de militants de partits que van ser arrestats en un intent per evitar les manifestacions de protesta contra l’estat d’excepció declarat pel president pakistanès.

¿TE GUSTA LO QUE HAS LEÍDO?
Para continuar haciendo posible nuestra labor de reflexión, necesitamos tu apoyo.
Con tan solo 1,5 € al mes haces posible este espacio.
Religiosa del Sagrado Corazón. Licenciada en teología. Coordinadora de los cursos y actos de Cristianismo y Justicia. Miembro del patronato de la Fundación Lluís Espinal – Cristianismo y Justicia.
Artículo anteriorSi hubiera nacido en Goundi
Artículo siguienteHondures: aclaridor comunicat de la Diòcesi de Santa Rosa de Copán

1 COMENTARIO

  1. ¿Cuándo? Cuando el nuevo hombre nazca.

    El G-20 acaba de hacer pública, en palabras, promesas y compromisos poco definidos, la necesidad de reducir la tensión nuclear en el mundo. No olvidemos que Pakistán tiene la bomba atómica; India también. Mientras existan telones de acero, poco podrán hacer las buenas voluntades. Occidente no puede ser más contundente porque el poder mundial está en manos de muchos artificieros. Demasiadas bombas; demasiado miedo. En el interín, mundos de hambre y desolación. Recemos.

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario!
Please enter your name here