Victor Codina. Al acabar un curso de formación cristiana para adultos en un barrio popular de Cochabamba, Bolivia, una mujer que asistía al curso exclamó: «¡Diosito nos acompaña siempre!». Esta exclamación constituye una verdadera profesión de fe, semejante a la de aquella mujer que mientras Jesús hablaba le dijo: «¡Feliz la que te dio a luz y te crió!» (Lc 11,27). Para ver texto íntegro haz click aquí.

¿TE GUSTA LO QUE HAS LEÍDO?
Para continuar haciendo posible nuestra labor de reflexión, necesitamos tu apoyo.
Con tan solo 1,5 € al mes haces posible este espacio.
Jesuita. Estudió filosofía y teología en Sant Cugat, en Innsbruck y en Roma. Doctor en Teología, fue profesor de teología en Sant Cugat viviendo en L'Hospitalet y Terrassa. Desde 1982 hasta 2018 residió en Bolivia donde ha ejercido de profesor de teología en la Universidad Católica Bolivia de Cochabamba alternando con el trabajo pastoral en barrios populares Ha publicado con Cristianisme i Justícia L. Espinal, un catalán mártir de la justicia (Cuaderno nº 2, enero 1984), Acoger o rechazar el clamor del explotado (Cuaderno nº 23, abril 1988), Luis Espinal, gastar la vida por los otros (Cuaderno nº 64, marzo 1995).
Artículo anteriorEl dialogo social ya no es diálogo
Artículo siguienteProgramación curso 2009/2010

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario!
Please enter your name here