Josep F. Mària. La libertad es difícil de describir -no se puede hablar de ella… al menos con precisión- pero se puede reconocer con facilidad: cuando constatamos que alguien utiliza su libertad, se despierta en nuestro interior un no sé qué que nos la hacer reconocer y que nos invita a utilizar la nuestra…¿Has leído este cuaderno? Deja tus comentarios.

¿TE GUSTA LO QUE HAS LEÍDO?
Para continuar haciendo posible nuestra labor de reflexión, necesitamos tu apoyo.
Con tan solo 1,5 € al mes haces posible este espacio.
Jesuita. Doctor en Economía (UB). Licenciado en Teología (FTC). Profesor de Análisis Social, Ética y Religiones del Mundo en ESADE. Miembro de Cristianisme i Justícia. Patrono de la Fundación IQS y miembro del Consejo Superior de la Universidad de Comillas. Estudia sobre valores y educación superior, en particular desde la tradición jesuita. Colabora regularmente en la web www.pregaria.cat (apartado Prega/Al cor del món).
Artículo anterior¿Cultura del esfuerzo?
Artículo siguienteMercaderes de la guerra y la muerte

1 COMENTARIO

  1. Sí, si l’e llegit, y el que puc dir-ne es el següent; D’entrada diria que la metàfora del conte es una mica desafortunada, si perquè es mol difícil endevinar si el pardal que es troba en mans del jove es viu o mort, ja que un pardal ja mai esta quiet, es mol bellugadís, per la qual cosa dic que aquesta metàfora es un xic desafortunada.

    En quan al sentit últim que en vol deixar aquest conte si el trobo molt correcte i alliçonador, encara que…. De que ens serveix guiar-nos pel nostre interior si estem en mans no solament dels que ens marquen el pas , sinó inclús la direcció en la que em de marxar? ja que si intentem dar un as a la dreta o a l’esquerra ¡patapam! ja tenim al damunt ; inspecciones, expedientes, sancions, fets fora etc etc

    La resposta mes lògica a tot aixo seria no pensa, però jo no soc d’aquets (…)

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario!
Please enter your name here