Meditación sobre una emigrante desconocida

Víctor Codina. No sé quién eres, no sé cómo te llamas, ni conozco de qué país has venido a Barcelona. Pero te vi la otra tarde en la calle Roger de Llúria, a la altura de Aragón, cruzando la calle mientras conducías la silla de ruedas de una señora mayor. Comenzaba a oscurecer y hacía frío, la señora llevaba un abrigo de pieles largo, un sombrero de piel, guantes y un bolso muy elegante. (más…)

Para continuar haciendo posible nuestra labor de reflexión, necesitamos tu apoyo.COLABORA CON CJ
+