“Yo sé quién mató a África”

Oscar Mateos. “Yo sé quién mató a África” es el sugerente título de una web elaborada por el liberiano Charles Kofi Fekpe. La página, en proceso de construcción, plantea interrogantes sobre la situación actual del continente africano: ¿África está tan subdesarrollada como parece? ¿África ha sido esclavizada? ¿Lo está todavía? ¿África no ha logrado desarrollarse? ¿Los africanos y africanas son los que mayor sufrimiento padecen en el mundo? ¿África es corrupta? ¿África necesita ayuda? ¿África no tiene buenos líderes? ¿África mata a su propia gente?

Fekpe da en el clavo con esta iniciativa por dos motivos. En primer lugar, por acercarse a África en clave de interrogante. Muy a menudo, la mayoría de análisis sobre África suelen establecer sentencias en las que señalan uno u otro factor como principal causante de la situación actual del continente. A veces se hace hincapié en los factores endógenos (corrupción, liderazgo, conflictos, etc.), otras en los factores exógenos (impacto del colonialismo, de los Planes de Ajuste Estructural, deuda externa, etc.). No obstante, África, es decir, las sociedades africanas, son demasiado complejas como para establecer planteamientos unicausales o como para hablar del continente como un ente monolítico.

Por otra parte, Fekpe pretende cuestionar la visión de África y sus tópicos: subdesarrollo, guerras, hambre, corrupción, etc. No es que deba obviarse la existencia de estos fenómenos, pero en su justa medida, evitando caricaturas. Muy a menudo, desde la opinión pública, especialmente desde los medios de comunicación, África es sinónimo de todo lo malo, lo endémico y lo irremediable, hecho que pone de manifiesto un aspecto: sabemos muy poco sobre África y sus sociedades. Quizá sería más útil acercarnos a esta tierra dejando de lado los clichés etnocéntricos a los que estamos acostumbrados; formulando las preguntas que nos ayuden a entender la historia y el proceso de sus sociedades; y, sobre todo, reflexionando en torno a formas más solidarias y horizontales de cooperar con los pueblos en dificultades.

Per continuar fent possible la nostra tasca de reflexió, necessitem el teu recolzament.