Ajustar el déficit sin recortar derechos (2)

Toni Comín. [Revista El Ciervo] Como vimos en la “Vuelta” anterior, para ajustar el déficit sin recortar derechos sólo hay un camino: volver a crecer cuanto antes de manera sostenida, porque el crecimiento del PIB genera un aumento de los ingresos fiscales. Añadamos dos correcciones a lo que acabamos de decir. Primera: también se puede ajustar el déficit disminuyendo el gasto, pero si los recortes afectan la inversión y los servicios públicos, a parte de perjudicar gravemente la cohesión social, también perjudican el crecimiento y hacen caer los ingresos, con lo cual tampoco se consigue el ajuste. La disminución del gasto sólo es aceptable si se alcanza por medio de una mayor eficiencia de la administración pública –que no suponga una reducción de servicios a los ciudadanos-.

Segunda: también se puede ajustar el déficit aumentando los ingresos. Si estos mayores ingresos provienen de la lucha contra el fraude fiscal, nada que objetar. Al contrario: ésta debería ser una prioridad absoluta de cualquier gobierno, pero muy especialmente del de España, donde se hace muchísimo menos de lo que se debería. Aportemos algunos datos interesantes, todos ellos procedentes del sindicato de inspectores de hacienda (GESTHA): la lucha contra el fraude permitirá recaudar 10.000 millones de euros el 2011, pero esto supone sólo un 12% del fraude total -es decir, el 88% de la evasión queda impune. Para 2012, las previsiones de recaudación son incluso inferiores. La economía sumergida supone un 23% del PIB español: se ha cuadriplicado entre 1998 y 2008 y es la terceramayor de la UE-17. El 71% de la evasión la cometen las grandes fortunas y las grandes empresas, pero Hacienda dedica el 80% de su plantilla a la investigación de los pequeños fraudes.

Si los mayores ingresos proceden de una subida de impuestos, entonces el debate entre los economistas se vuelve bastante más intrincado. Si el gobierno subiese el IVA deprimiría el consumo, lo cual atacaría la línea de flotación de nuestro bajo –o ya nulo- crecimiento actual. Cuando sube el IRPF a las rentas del trabajo, más de lo mismo. La única opción interesante es subir los impuestos al capital y a las grandes fortunas. Estos últimos –impuestos de patrimonio y sucesiones- no afectan en nada al crecimiento. Sin embargo, su recaudación es limitada y resuelve sólo una pequeña parte del déficit. En cuanto a los impuestos sobre el capital, hay al menos tres opciones (compatibles entre sí): subir el tipo de las rentas del capital en el IRPF, poner un impuesto a los bancos e implantar la tasa Tobin.

Hay quién dirá que gravando el capital financiero -sea cual sea la vía elegida- también se perjudica el crecimiento, porque se encarece el crédito. Y, para muchos, el principal problema que tiene hoy la economía española -como la de tantos otros países europeos- es de falta de crédito que frena la inversión privada y el consumo, que en condiciones normales deberían ser el motor natural del crecimiento. Sin embargo, hoy estos impuestos no existen y el crédito tampoco fluye. La apuesta “neokeynesiana” -que hacemos nuestra- es ésta: hacer que un dinero que hoy, en forma de ahorro privado, no está sirviendo para activar la inversión privada, sea redirigido hacia los gobiernos, por medio de los impuestos sobre el capital, para que se dedique activar las inversiones y las políticas públicas que pueden resucitar el crecimiento.

Por lo tanto, no se trata de subir los impuestos al capital y a las grandes fortunas para dedicar estos ingresos “directamente” a reducir el déficit, sino de dedicarlos a un gasto público que reactive el crecimiento. Así también se acaba reduciendo el déficit, pero “indirectamente”: no gracias a los ingresos conseguidos con estos impuestos, sino gracias a los ingresos derivados del crecimiento propiciado por las políticas de estímulo que han hecho posibles estos impuestos.

 

Primera parte del artículo de Toni Comín: Ajustar el déficit sin recortar derechos (1)

Para profundizar en el tema: ¿Qué sistema fiscal es justo y viable en una coyuntura como la actual? [Maite Vilalta, Miguel Ángel Mayo, Eduardo Berche]

 

Imagen extraida de: actualidad

Esta entrada fue publicada en Economía, Europa, Política y etiquetada como , , , , . 7587 Lecturas |

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *

Podeu fer servir aquestes etiquetes i atributs HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>