El mensaje de la amnistía

Guillermo Casasnovas. Leía con estupor el otro día cómo el Gobierno había anunciado una amnistía para que aquellos que habían evadido dinero al fisco pudiesen traer su patrimonio a España pagando solo un 10% de impuestos. Mientras todo el mundo clama contra el fraude fiscal – 70.000 millones de euros que nos ahorrarían unos cuantos recortes – y muchos reclaman un sistema fiscal más justo y más redistributivo, ahora resulta que vamos a premiar a los estafadores.

La situación me recordaba a los inicios de algunos programas de microcréditos en América Latina: después de años recibiendo donaciones, a los trabajadores rurales se les decía que, para que el modelo de ayuda fuese sostenible, tendrían que devolver el dinero que se les daba en forma de préstamos. Algunos campesinos se esforzaban para mejorar su productividad y poder devolver el crédito, mientras que otros quedaban como morosos esperando una amnistía de la entidad prestamista. La realidad es que es complicado pasar de una cultura de la donación a una cultura del préstamo, pero con el tiempo – a base de rigor en la concesión y en el cobro – se conseguía cambiar. Lo importante era no mandar el mensaje equivocado.

Me temo que algo parecido pasa con los impuestos: no es fácil pasar de una cultura del escaqueo, del “te lo hago sin factura” y de los paraísos fiscales a una sociedad que valore los impuestos como lo que son: necesarios para financiar los servicios del Estado (hoy en día, para evitar recortes tan drásticos) y para redistribuir la riqueza. Lo que está claro es que para avanzar en esta dirección hay que mandar un determinado tipo de mensajes – prohibición de los paraísos fiscales, lucha contra la corrupción, observancia de la ley… – y una amnistía como la que propone el Gobierno va en la dirección totalmente contraria. Les dice a las grandes fortunas que no pasa nada si estafan al fisco o hacen negocios sucios: llegará el día en que el Estado les ayude a repatriar y lavar el dinero. Deslegitima al Gobierno e indigna a los ciudadanos de a pie.

Es cierto que a corto plazo nos irán muy bien estos ingresos por la repatriación del dinero evadido, pero creo que deberíamos mirar un poco más al futuro para que esta crisis haya servido de algo. ¿Qué sociedad queremos construir? ¿Qué comportamientos premiamos? ¿Qué mensajes queremos enviar? En un caso en que hasta los inspectores de Hacienda califican la medida como inconstitucional y “éticamente impresentable”, queda un poco más claro a quién sirve este Gobierno.

***

Para más información, puedes leer el Papel de CiJ: “La fiscalidad que queremos”

También puedes visitar la página web de la “Plataforma por una fiscalidad justa, ambiental y solidaria”, de la que CiJ forma parte.

Fuente de la Imagen: que.es

Esta entrada fue publicada en Economía, Societat y etiquetada como , . 1201 Lecturas |

7 Comentarios para: El mensaje de la amnistía

  1. Juan comenta:

    Con razón o sin razón, el dinero no tiene patria. Difícil es devolver a la sociedad la idea de que realmente los impuestos sirven para financiar los servicios necesarios del Estado y no la compra de favores, los gastos superfluos, el efecto llamada de que el país puede con todo lo que venga, el fraude de los muchos trabajadores que agotan el paro al mismo tiempo que trabajan sin contrato, los liberados sindicales, etc., etc. Hasta que no logremos que la sociedad perciba los impuestos como justos y la dignificación de la clase política y funcionarial como servicio público, así como la de la empresarial como generadora de riqueza y puestos de trabajo, mal irá la cosa, creo yo. En este caso concreto, ¿se podría ver la amnistía como un intento urgente de arreglar parcialmente el estropicio absoluto que en la economía hicieron Solbes y demás durante tantos años (durante qué Gobierno ocurrió ese fraude)? ¿cómo un aviso de que se entreguen antes de que el sheriff entre a por todas, en el plazo que se ha indicado? Sea lo que sea, hay que buscar formas imaginativas para devolverle la confianza a la sociedad que, sin esas, mal vamos. Saludos.

  2. José Manuel comenta:

    Creo que hoy día el corto plazo también importante, para obtener “quick wins” y dar credibilidad al exterior, ya que nos guste o no estamos en un sistema determinado. Si se da una entrada de capitales rebajando el valor de lo recaudado POR UNA SOLA VEZ, podremos hacer el seguimiento y exigir el montante correcto de esos impuestos a partir del segundo año. Si no se hace de forma que resulte atractivo, y en consecuencia pasar de ingresar cero euros por esos conceptos a ingresar una parte ahora y la totalidad a partir del año siguiente, lo que pasará es que seremos muy éticos, pero nos quedaremos sin estos ingresos.

  3. Ignacio comenta:

    O sea Jose Manuel, que la lección para nuestros hijos es “haz la trampa que si algún día te pillan no te preocupes que como les interesa más el dinero que la moral, pues no te pasará nada”. Pregunto.

  4. José Manuel comenta:

    Ignacio, evidentemente esta acción hay que explicarla bien y en su contexto, que es especial. Amnistías las ha habido en distintas ocasiones y en muchos países, porque el fin lo justifica. La explicación adecuada debe servir para entender los beneficios para la sociedad en estos momentos, y que la gente no se quede con el comentario que tú dices. Eso cuesta hacerlo bien, pero se puede hacer y la gente lo puede entender.
    Lo fácil y que “queda bien” es la crítica y seguir sin hacer nada, pero el resultado seguirá siendo cero.

  5. anita trias comenta:

    realmente la amnistía fiscal es sorprendente e indignante para el ciudadano de a pie… pero si se hace, porque lo que se trata es de sacar dinero de las piedras!!!, porras que se explique bien porqué se hace, en cuestión de medidas económicas y reformas laborales, se toma muy a la ligera la pedagogia, y creo que es un punto importantísimo explicar bien a la ciudadanía, sin asustar y dando esperanza, la gente está demasiada arta de la clase política, no comprendo como no se dan cuenta, hay gente muy válida en política, pero los impresentables arrasan y esto es muy dañino para la sociedad.

  6. Xep comenta:

    Me pregunto qué piensa hacer este Gobierno para que no tenga ningún sentido hacer otra amnistía. Quiero decir si se propone en serio y de manera operativa atajar el fraude. Tan solo que se propusiera en serio, de verdad en serio, atajar el fraude fiscal no haría falta una amnistía fiscal. Atajar el fraude fiscal y los negocios corruptos: proxenetismo, venta ilegal de armas etc. A mí me caben dudas serias que esta amnistía impresentable no esconda otra suerte de amnistía: la de dejar las manos libres a los corruptos, los criminales de guante blanco y los que se aprovechan del poder para seguir abusando de la mayoría a costa, sobre todo, del sufrimiento de los más sencillos.

  7. Pablo comenta:

    Es justificable la amnistia fiscal como proponen? También lo es euro vegas por los puestos de trabajo?
    Quan justificamos los medios para los resultados que queremos?
    Claramente lo han de explicar bien, muy bien!! Educar es difícil y son muchos años de esfuerzo para que en un periquete nos lo cargemos!!, espero que me lo expliquen bien bien, algo les tendré que explicar a mis hijos y posicionarme…
    Gracias Guille por tu lúcido comentario.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *

Podeu fer servir aquestes etiquetes i atributs HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>