Maximum ius maxima injuria

Jesús Renau. Esta expresión del derecho romano tiene una notable profundidad, es significativa, actual y profética. Cuando la justicia se radicaliza en la letra, en los detalles, en la rigurosa interpretación de la jurisprudencia, se convierte en la mayor injusticia y hasta en grave injuria. Hay que ir a las causas de la radicalización.

Puede ser fariseísmo, puede ser falta de sabiduría, poca inteligencia, miedo, y puede ser, también, un pretexto para otras escondidas intenciones. Aquella interpretación de máximos es esencialmente injusta porque va en contra de la finalidad de la misma justicia. La convierte en sectaria.

Para discernir cuáles pueden ser los motivos del “máximum ius” podemos contemplar las circunstancias, el ambiente general, a quién beneficia la sentencia, qué pena se da y cómo queda la persona o el grupo que han sido condenados. Finalmente también podemos encontrar indicios en los que han puesto las denuncias, su fiabilidad, su honor y dignidad y los posibles hasta que toman.

Hacer justicia no es aplicar la letra de la ley matemáticamente. Esto lo podría hacer una máquina. Es valorar la situación desde la letra y el espíritu de la ley, el bien común y las circunstancias.

El lector habrá entendido el sentido de estas reflexiones. No son especulaciones marginales. Atienden a lo que está pasando.

Leída la larga sentencia queda clara la interpretación que ha dado el tribunal de la aplicación de la ley en el caso concreto. Interpretación muy diferente de la ofrecida por el condenado, que según él actuó según una interpretación legal.

También es legítimo preguntarnos por otras circunstancias. ¿Qué hay debajo? ¿Venganza? ¿Odio? ¿Determinación de acallar una voz? ¿Quién sale beneficiado? ¿Gente honrada, legal, o gente corrupta?

“Maximum ius, máxima injuria”. El Derecho Romano es un monumento de sabiduría, humanidad y rectitud. También nos da otra dimensión que puede ayudar a hacer opinión: “in dubio pro reo”. En la duda favorece al acusado.

http://www.lavozdeasturias.es/politica/juristas-avisan-sentencia-increible_0_643735723.html
Esta entrada fue publicada en Democracia, Derechos humanos. 1219 Lecturas |

6 Comentarios para: Maximum ius maxima injuria

  1. MARCOS comenta:

    Efectivamente “maximun ius máxima injuria”, pero también hay otra máxima que dice (desconozco si tiene su versión latina) qu el “fin no justifica los medios”, y lo que hizo el Sr. Garzón es saltarse los medios a la torera a sabiendas de su ilegalidad, cuando estos (los medios) en un estado democrático y de derecho son esenciales, y ello con independencia que los fines sean muy loables(como era el caso). Ayer, Garzón fue absuelto por precripción de un delito de cohecho por el mismo Tribunal si bien los jueces consideraron que había cometido la infracción penal, aunque por 25 días la declararon prescrita. Entre otras lindezas recibió prebendas de grandes Bancos por tratos de favor. No “santifiquemos” a nadie antes de de hora. Un saludo

  2. Xep comenta:

    Gracias por yu valentía y honradez, Jesús.

    A la persona que hace el primer comentario le hago la siguiente consideración: Es cierto que el fin no justifica los medios. Entonces, ¿por qué el otro juez que prosiguió el mismo caso que Garzón y con las mismas prácticas que Garzón pero durante más tiempo no ha sido imputado? Sí, el fin no justifica los medios, por ello tampoco debe justificar el fin de cargarse a Garzón los medios del Tribunal Supremo para llegar a cargárselo. En todo caso, que haya igual justicia para todos (en este caso para los dos magistrados) y no trapicheos impresentables para evadirla (que si cambio de tribunal y torticerismos varios).

    En cuanto a que por 25 días queda exonerado (tercer juicio), uno acaba por entender que en el fin de juzgar no deberían jugar los medios, posiblemente preconcebidos, para no tener juicio ni sentencia pero si colgarle un sambenito al juez, pues esta decisión judicial viene a decir, en román paladín: es culpable pero no le puedo castigar, es decir, mi finalidad de poner a caldo al ex-magistrado pasa por el medio de difamarle sin juicio previo.

    No confundamos juzgar con jugar, lo decían ya los romanos: maximun ius, maxima injuria.

  3. MARCOS comenta:

    Respecto a las consideraciones que hace Xep, me gustaría añadir algo.
    1.- Desconozco el caso que apunta sobre otro magistrado que en idéntica situacion no ha sido Juzgado. Si es así mal hecho y por supuesto también tenía que haber respondido ante un Tribunal. No obstante, hay que saber que los Tribunales de Justicia no actuan de oficio sino a instancia de parte y en el caso Garzón han sido las partes perjudicadas por las escuchas ilegales (entre ellos letrados defensores) los que se querellaron contra Garzón. Lo digo porque a lo mejor en este caso paralelo no ha hubo denuncia de los perjudicados. Pero reitero desconozco el caso.
    2.- Sobre las intencionalidad que apunta en los magistrados del Tribunal Supremo, me parece que entramos en un terreno peligroso. Que siete magistrados de nuestro más alto tribunal (formado por personas de diferentes pelajes, los considerados progres por un lado y los más conservadores por otro y nombrados a dedo por el Consejo general del Poder Judicial, es decir por los partidos políticos) se pongan de acuerdo en “jugar” y no juzgar” y en cargarse a alguién, me parece que es entar en juicios de valores, legítimos, pero poco consistentes.
    3.- En relación al tema de la precripción, la resolución del Juez en este caso y en cualquiera que se ventile una prescripción ha de entrar anunque sea superficialmente en el asunto para entender si está prescrito o no. De todas maneras, el Juez no juzgó dijo que indiciariamente parecía que había podido cometer tal delito. Lo digo porque yo no fui lo suficiente claro (o correcto)en mi primer correo y dí por sentado una cosa cuando la resolcuión dice que garzón solo “indiciarimente” podía haber cometido tales actuaciones. Bueno siguen siendo válidos “maximus ius maxima injuria”, “el fin no justifica los medios” y me gustaría añadir otro….”que la pasión no nos quite el conocimiento” que decían nuestros clásicos. Un saludo

  4. Xep comenta:

    Pienso, sinceramente, que eres una persona de buena fe pero puede que en extremo formalista en esta respuesta. Necesitan actuar por denuncia de parte y me pregunto ¿dónde están los que se acordaron de uno y no del otro? Seguramente apañando en lo posible los delitos Gurtel.

    Pues esto es lo que parece haber. Garzón tendrá sus errores pero no hay más ciego que el que no quiere ver. A ver quién se desmarca del corporativismo del Tribunal. A mi no me gustaría para nada que me juzgase este Tribunal, como no me gustaría que me hubiese juzgado el TOP, en su día. Es curioso que un partido que se muestra tan contundente con los derechos de los trabajadores le parezca idóneo que a partir de ahora no intervengan en la renovación de cargos judiciales los representantes legalmente elegidos (Diputados). No será porque el PP ya piensa que se escoran los poderes judiciales a un conservadurismo que ellos mismos tendrían difícil de justificar?

    Y yo te digo, Marcos, que no pocas veces “la razón crea monstruos” y que un poco de corazón y dignidad no están nada mal pues la razón con mucha facilidad se convierte en una careta carnavalesca de nuestras inconfesables intenciones y actitudes. De formalismo en formalismo hasta el diablo parece bueno.

  5. MARCOS comenta:

    HOla Xep! Gracias por otorgarme la buena fe que veo que no les das a los magistrados del Tribunal Supremo, si me permites la broma. Entras en unas apreciaciones personales que las respeto, pero me cuesta de compatir. Mira Xep, tu y yo, podemos ser unas personas increibles y con un curriculum inmaculado y luchadores de causas muy justas, pero si un día tonto, vamos al Corte Inglés y trincamos un par de zapatos y no vamos sin la intención de pagarlos, y nos enganchan a la salida, te aseguro que lo pagamos y un juez nos condena. Garzón cometió una ilegalidad y lo ha pagado. Nada más. Y no dudo que sea un tipo increible y que hiciera muy bien en perseguir a los dictadores por todos los rincones del mundo y en restablecer los derechos de las víctimas, pero en esa causa judicial se extralimitó. Y decir esto no es estar ni favor de Gurtel ni que otros en su misma situación (como apuntas) se vayan de rositas.
    El problema de juzgar con demasiado corazón, es que el corazón solo se lo apliquemos a los “nuestros” pero a los “otros” no se lo apliquemos.
    Otorguemos también un poco de buena fe a los demás, porque además creo, y por la página web donde nos encontramos,que es la postura más evangélica. Un saludo

  6. Xep comenta:

    Tito Livio dijo que la buena fe engendra generalmente buena fe. En mi tierra dicen que “es confitas van a l’infern. A.mi que trasladen toda la competencia de elección al búnker supremacías me aterroriza. Vamos a ver qué pasa con los recursos que presente Garzón. De momento le han absuelto en el segundo juicio. La opinión internacional ya le había absuelto, tal vez les empiecen a temblar las piernas a egun quienes. Sigo pensando que Garzón es inocente y los Gurtel y los de su cuerda unos impresentables. Digo lo que pienso, si dijera otra cosa mentiría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>