Fuertes con los débiles y débiles con los fuertes

Jesús Renau. Cada día aumenta la sensación de que esta máxima está muy extendida en nuestra decadente sociedad, y en muchos niveles. La vida económica internacional es una buena muestra. Parece que está dominando un proceso de la economía especulativa que está ligando a los gobiernos y los hace ir por donde está el máximo interés de los mercados. Unos mercados que son hoy una dictadura del dinero que quiere ganar en el mínimo tiempo posible y con el máximo beneficio posible. Millones de pobres, hambrientos y explotados son los débiles que pagan las facturas de la prepotencia.

A nivel de las políticas dominantes en Europa da la misma impresión. El miedo a la inseguridad está restringiendo de tal forma la sociedad del bienestar que se imponen con vigor y determinación a los sectores débiles de la sociedad recortes en la salud, la educación y servicios sociales. Mientras los grupos ricos y las grandes fortunas en general no esconden su nivel de gastos y ganancias. Sencillamente: escandaloso.

Y así podríamos ir narrando infinitas situaciones en las que domina el machismo, la prepotencia y una forma de mandar que muestra cómo de diferente son tratados los “afortunados” y los “debilidades”.

Estas realidades nos llevan a dos consideraciones. La primera son signo claro de una falta de principios sociales y morales. La persona que está convencida de la dignidad humana, los derechos universales de todas las personas, de que la política y la economía son un servicio a la sociedad y de que hay una preferencia ética por la gente que sufre, por los sectores débiles de la sociedad, … no actúa de esta forma. Y al contrario, lo que pone por encima de torcido su currículum, el éxito de grupo o de partido, la acumulación de riqueza personal y familiar … etc. va a su pague quien pague las consecuencias ..

La segunda consideración pertenece a nuestra tradición religiosa. Tanto en los profetas del Antiguo Testamento como en la vida y las enseñanzas de Jesús queda muy claro que los primeros para el creyente en Dios son los pobres, que deben ser atendidos en sus derechos y necesidades, cambiando estructuras perversas y atendiendo con caridad donde aquellas no lleguen. En el Nuevo Testamento se constata una profunda sospecha en contra de los enriquecidos, expresada de forma muy clara por Jesús: “no podéis servir a Dios y al dinero”.

La crisis de valores, la crisis de fe que vive nuestro mundo nos está llevando a convertirse en “fuertes con los débiles y débiles con los fuertes”, que es todo lo contrario de lo que Dios inspira a la humanidad.

Esta entrada fue publicada en Democracia y etiquetada como . 953 Lecturas |

Un comentario para: Fuertes con los débiles y débiles con los fuertes

  1. Carles comenta:

    Com molts altres comentaris, articles i publicacions de “CJ”, ho trobo essencial, oportú i encertat, excepte, pot ser, l’últim paràgraf sobre el que em demano:
    En quina època històrica no ha hagut aquesta crisi de fe, que hauria evitat que els humans fossin “forts amb els dèbils i dèbils amb els forts”?
    Gràcies per l’esforç que feu!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>