¿Contra quién habría que poner la demanda?

Jesús Renau. Primero fue un rumor. Finalmente ha salido en los medios de comunicación. Han retirado de las librerías la última edición del libro “Jesús” de J.A. Pagola. Unos 230 sacerdotes de la diócesis de San Sebastián han escrito una carta colectiva de protesta.

Si este grupo de sacerdotes o cualquier creyente católico adulto en plenas facultades mentales quisiera interponer una demanda contra esta decisión en un tribunal eclesiástico, pregunto: ¿contra quién debería hacerlo?

Dice el artículo 1502 del Código de Derecho Canónico: “Quien quiere demandar a alguien tiene que presentar al juez competente en escrito de demanda, en el que indique el objeto de la controversia y solicite la intervención del juez”. En este caso, ¿quién es ese alguien?

¿Contra quién debería hacerse la denuncia?

Nadie sabe, al menos de momento, quien ha dado esta orden de retirar un libro que lleva el “nihil obstat” del anterior obispo de San Sebastián que está en comunión plena con la Iglesia.

¿Cómo es posible que la editorial tenga que retirar los libros? ¿Lo hace por cuenta propia o se ha visto forzada a hacerlo? Si lo hace por decisión propia, debe explicar a la opinión pública las razones: ¿económicas? ¿Miedo? ¿Publicidad? … Que se sepa de momento no hay explicaciones por parte de la editorial ni de la distribuidora.

Posiblemente, pues, la editorial obedece órdenes de arriba. ¿De quién, por favor? ¿De una congregación romana? ¿De una comisión de la fe de la conferencia episcopal española? ¿De un cardenal u obispo o representante con facultades de hacerlo?

¿Contra quién habría que poner la denuncia? No nos engañemos, no se trata de una denuncia civil, sino de los propios tribunales de la Iglesia, que juzgan en conformidad con el derecho canónico, y admiten apelaciones. Denunciar según derecho es una actuación legítima y honesta.

¿Hay alguien quizá que tira la piedra y esconde la mano? Serían los que se esconden bajo anónimos para criticar a todos los que no piensan como ellos. Estos son los que actualmente están dividiendo la Iglesia, están rompiendo el Cuerpo de Cristo.

Por favor, dad vuestro nombre… el personal o el institucional, tenemos derecho a saberlo. No guardamos ningún rencor. Queremos defender la justicia que brota de la fe, en el seno mismo de nuestra Iglesia.

Esta entrada fue publicada en Teología y etiquetada como , . 1781 Lecturas |

8 Comentarios para: ¿Contra quién habría que poner la demanda?

  1. Elena Andrés comenta:

    Creo que Jesús ha dicho lo que muchos pensamos y lo ha expresado con serenidad pero con claridad y contundencia. Me entristece profundamente la brecha que se está abriendo en el sí de la Iglesia española, es triste, muy, muy triste y un total antitestimonio. Si nisiquiera sabemos ni podemos dialigar dentro de la Iglesia ¿qué pretendemos decir al mundo?¿con qué derecho algunos se erigen en conciencia de todos si parecen incapaces de acoger ideas diferentes, puntos de vista…? ¡Qué vergüenza siento como cristiana!

  2. EUGENIA comenta:

    ME PREGUNTO: ¿ES QUE UNA PERSONA ,POR HABER ADQUIRIDO UNOS COMPROMISOS CRISTIANOS Y ECLESIALES,HA DE PERDER SUS DERECHOS CIVILES? ¿QUE IDEA DE AUTORIDAD TIENE LA AUTORIDAD ECLESISÁSTICA , QUE SE PERMITE ANULAR AQUELLOS EN NOMBRE DE ÉSTA? CREO SE NOS VE DEMASIADO EL PELO Y LAS ACOSTUMBRADAS ESTRATEGIAS SIBILINAS QUE ACOSTUMBRABAN A UTILIZAR LOS FARISEOS.PERO NO OLVIDEMOS QUE DIOS LE DIÓ LA RAZÓN A JESÚS ,ES POR ELLO QUE SIGUE VIVO HABLANDO POR BOCA DE QUIENES COMO ÉL, TIENEN QUE PAGAR EN SU VIDA COSTOSAS FACTURAS
    DE DEGRADACIÓN DE IMAGEN ,DE NINGUNEO Y DESPRESTIGIO.¿A NADIE DENTRO DE LA IGLESIA SE LE OCURRE REVISAR Y PENSAR QUE LA ENVIDIA ENTRE SUS PROPIOS MIEMBROS ES UNO DE LOS MAYORES ANTITESTIMONIOS QUE NOS DESACREDITA PARA SEGUIR HABLANDO Y PREDICANDO EN NOMBRE DE DIOS LA BUENA NOTICIA DE JESÚS?-SIENTO VERGUENZA DE TANTAS SITUACIONES(NO POCAS)QUE ESTÁ SUFRIENDO MUCHAS PERSONAS DE IGLESIA EN ESTE SENTIDO .NO PENSEMOS QUE ESTAS COSAS NO TRASCIENDEN A LOS LAICOS,QUE QUEDAN SÓLO DENTRO DE LA IGLESIA Y ¡A AGUANTARSE!
    ¿SERÁ CIERTO QUE LA AUTORIDAD (“PODER”)HACE PERDER PERSPEC
    TIVA PARA UTILIZARLA EN PROVECHO PROPIO. ¡ESTO SÍ QUE ES GRAVÍSIMO!

  3. Fernando comenta:

    Los profetas siempre fueron perseguidos por el poder. Ya tenemos otra clave para releer, estudiar y compartir este estupendo libro en clave eclesial, la que ha sido y seguirá siendo perseguida, incluso por el poder (que no el servicio) de los que “gobiernan” desde dentro.

  4. Marta comenta:

    Lo que está pasando dentro de la Iglesia es una pena que nos aturde a los que aún conservamos el sentido común, una capacidad de la que parecen cada vez menos dotados los que nos ocultan su “voluntad de poder” detrás de un ministerio que es sagrado. Han olvidado que sirven al Dios que es Verdad, además de Amor, Bondad, Belleza… También han olvidado que el primer mandamiento de Jesús es “no tengáis miedo”.
    Dentro de la historia de la Iglesia, es el tiempo quien pone las cosas en su sitio, y no las voluntades individuales -sean de quien sean-. ¡Tantas palabras que se quieren hacer callar hoy, y que hasta las piedras gritarán!
    A partir de ahora (sugerencia) será deseable ir pensando de qué manera absolutamente legal según el Derecho Canónico podremos publicar en plena libertad. ¡Apelemos a la creatividad! O publiquemos en pequeñas colecciones de editoriales laicas. Sabe mal, pero desde un punto de vista meramente comunicativo es más importante llegar al público que contar con el nihil obstat.
    Por supuesto, estos obispos pagarán -supongo- los costes de producción, retirada y todas las pérdidas de la editorial. ¿O tampoco?

  5. Manuel Reus comenta:

    HOla Jesús, creo que la conferencia episcopal es una de las instituciones accionistas de PPC, quizá habría que buscar en esa dirección. Pero no tengo más datos.
    Manuel

  6. Jaume Pujol i Bardolet comenta:

    Lamento no poder saber quién tuvo la iniciativa o dio la orden de retirar el libro de Pagola de las librerías. Me resulta incomprensible este procedimiento. El o los responsables de esta orden debieran dar la cara y proporcionarnos sus argumentos. Creo que esta actitud de “orden clandestina” daña a la Iglesia.

  7. Joaquim Fernandez i Angelats comenta:

    En mi opinión lo único efectivo es unirnos para realizar una demanda contra la Editorial del libro, PPC, ya que son ellos los que lo realizan. Una vez ante los tribunales ya descargarán sus acciones en los que les han obligadpo a hacer este desatino.

  8. Samuel Narcis comenta:

    Afortunadamente existe internet, en la red hay sistemas para publicar este libro y distribuirlo globalmente.
    http://www.lulu.com http://www.bubok.com
    Supongo que el autor puede recuperar sus derechos y hacer con su obra lo que estime oportuno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>