¿Qué pasa en la Ortodoxia ucraniana?

¿Qué pasa en la Ortodoxia ucraniana?

Antoni Matabosch. Entre los patriarcados de Constantinopla y Moscú se ha desatado una gran polémica porque el primero ha dado su visto bueno al proceso de autocefalia o independencia de la Iglesia Ortodoxa de Ucrania respecto de Moscú. La situación religiosa en Ucrania es un rompecabezas considerable. Entre los católicos están los de rito latino y los greco-católicos (de rito oriental). Entre los ortodoxos hay tres ramas: la Iglesia Ortodoxa Ucraniana Autocéfala, la Iglesia Ortodoxa Ucraniana (Patriarcado de Kiev) y la Iglesia Ortodoxa Ucraniana Autónoma (Patriarcado de Moscú).

El cristianismo penetró entre los eslavos orientales (actuales ucranianos, bielorrusos y rusos) de la mano de los bizantinos, de Constantinopla. El primer núcleo fue en las tierras de la Rus’ (la Ruthenia de los latinos, que no tiene nada que ver con el nombre de Rusia), capital Kiev (actual capital de Ucrania). Destruida Kiev por los mongoles, la capital del estado se trasladó a Moscú y el metropolita que vivía en Moscú conservó el nombre de metropolita de Kiev. El río Dnieper divide Ucrania entre su derecha (bajo Polonia y después del Imperio Austro-húngaro) y su izquierda, cercana a Rusia. En el siglo XV se encuentra la primera escisión: Kiev continuó bajo la jurisdicción de Constantinopla (Iglesia Ortodoxa Ucraniana Autocéfala), la metropolía de Moscú se independizó y más tarde se erige en patriarcado en 1589; posteriormente (1686) absorbió de forma unilateral a los ortodoxos de la orilla izquierda del río (Iglesia Ortodoxa Ucraniana – Patriarcado de Moscú). En el momento de la independencia de Ucrania (1990), obispos y fieles de habla rusa de la izquierda del Dnieper se escindieron de Moscú (no aceptaron la antigua absorción) y fundaron la Iglesia Ortodoxa Ucraniana-Patriarcado de Kiev.

¿Qué ha pasado recientemente? Pues que el Patriarcado de Constantinopla ha declarado ilegal la adhesión de los ucranianos al Patriarcado de Moscú de 1686 y ha iniciado el proceso de independencia (autocefalia) de la Iglesia Ortodoxa Ucraniana, y por lo tanto, de no depender más de Moscú sino de Constantinopla. El metropolita de Volokolamsk, Hilarión Alfaiev, anunció la ruptura eucarística entre ambos patriarcados, un hecho extremadamente grave.

Los hechos mencionados se deben colocar en un contexto lejano de lucha por la preeminencia en el mundo ortodoxo. La primacía de honor corresponde a Constantinopla, que está en una posición religiosa y política muy débil, pero Moscú es el patriarcado más potente en fieles e influjo real.

El contexto más cercano es el conflicto sociopolítico en Ucrania, entre el oeste de habla ucraniana e inclinado hacia occidente, y un oriente de habla y cultura rusa. El presidente de Ucrania se ha atrevido a favorecer la ruptura.

Imagen extraída de: Pixabay

Para continuar haciendo posible nuestra labor de reflexión, necesitamos tu apoyo.