¿Cuántos palestinos más deben morir para que pronunciéis una palabra?

¿Cuántos palestinos más deben morir para que pronunciéis una palabra?

Joan Morera¿Cuántos palestinos más deben morir, gobiernos del mundo, para que pronunciéis una palabra? El pasado lunes, 14 de mayo, fueron asesinadas más de 60 personas palestinas y heridas más de 2700, en 1 solo día. Mientras tanto, abriendo provocativamente la nueva embajada de EEUU en Jerusalén, sonriendo en las fotos y diciendo “esperamos que un día llegue la paz”. ¡Hipócritas! ¿Acaso trabajáis por esta paz, bombardeando constantemente a familias con niños y disparando contra los que se manifiestan hace meses sin armas para recuperar sus tierras? A lo largo de la historia bíblica de la Salvación, si algo aprendimos de YHWH[1], es a no hacer alianzas con (pre)potencias extranjeras por intereses, sino a confiar solamente en Él. ¿Sois fieles a YHWH con un ejército alimentado por EEUU, fieles a ideas sionistas, sin escuchar si son la voluntad de Dios para nuestros días? Los refugiados me cuentan cómo sus familias viven sin alimentos ni medicinas, sin escuelas ni nada más que horror, aterrorizadas porque les bombardean aviones en esa prisión gigantesca que habéis creado en Gaza. ¿Quién os ha adoctrinado para creer que todos los palestinos son terroristas? ¡Os reto a tener algún amigo entre ellos y veréis! ¿Qué dios tenéis que os mande matar? ¡Sin lugar a dudas no es el Dios de la vida, el Creador!

Si leéis los tesoros de la Torá y los Profetas como un Dios nacionalista vengativo, excluyente de los demás pueblos, ¿cómo podrá el Siervo de Isaías 49,6 ser luz de las naciones, modelo de vida atrayente que ayude a mejorar cualquier pueblo y cultura? ¿Acaso volver a toda costa a los límites de las fronteras del Reino de David puede ser más importante que la mismísima misericordia de Dios? Incluso en el supuesto que los consideréis malvados, ¡Ezequiel asegura que Dios los quiere recuperar! (Ez 18,23) ¿Qué sentido tendría que YHWH fuera el creador de todos los pueblos y aborreciera hasta el genocidio a todos menos a Israel? ¿Acaso lo hace la madre con sus hijos, o más bien como declara Isaías 49,15, YHWH supera el amor de cualquier madre?

Nosotros, los cristianos, os debemos nuestro Primer Testamento, lo recibimos de vuestra cuna y lo consideramos igualmente Palabra de Dios. Pero, ¿no es precisamente el pueblo elegido por Dios, Israel, aquel que tiene encomendada la misión de ser modelo de generosidad, compromiso con el que sufre, templo de honestidad, signo de paz de la Jerusalén celestial…, para incluir a la salvación las demás naciones? (Is 2) ¡No olvidéis la parábola de Jonás, que se enfureció porque Dios tenía entrañas no solo hacia los malvados babilonios, sino incluso hacia sus animales (Jon 4,10-11)! La Palabra de Dios ha sido inspirada por YHWH y escrita por humanos. Ya no somos los clanes guerreros de los primeros tiempos. Tenemos otros lenguajes y formación, vivimos en el siglo XXI… Ningún rabino explica de golpe todas las lecciones, no habría alumno que lo pudiera resistir. YHWH ha sido buen pedagogo, nos ha revelado su forma de ser progresivamente… ¡No nos hagáis volver al abecedario! Esta lección ya la aprendimos y entendimos que Dios es amor.

El martes, precisamente, se cumplían 70 años de la Nakba, la “Catástrofe”, el año en que se forzó a la población palestina a dejar sus tierras y sus casas, destruyendo todo lo que tenían, matando a miles para asegurar un hogar a los nuevos israelís. Ese mismo día no solo manifestantes sino también periodistas eran alcanzados por balas de francotiradores y gaseados con aviones. Binyamín Netanyahu declaró que “los métodos no letales no funcionan” allí. Sr. Netanyahu, ¡deje de manchar a Dios con sangre y odio! ¡Su monumental incapacidad para dialogar guía otros ciegos hacia el abismo!

Como dijo Jesús: “¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas y apedreas a los que te son enviados! ¡Cuántas veces quise juntar tus hijos, como la gallina junta sus polluelos debajo de sus alas, y no quisiste! He aquí, vuestro templo queda abandonado y desierto.” (Mt 23,37-38). Queda desierto tu templo, Israel. Actuando así, YHWH te abandona.

***

[1] Las cuatro consonantes YHWH son el nombre propio de Dios revelado en los libros bíblicos. Por respeto, al igual que muchos otros, no lo vocalizaré para que se lea “Adonai” (el Señor).

Gaza

Imagen extraída de: Pixabay

Para continuar haciendo posible nuestra labor de reflexión, necesitamos tu apoyo.