Muros que crean conciencia

Muros que crean conciencia

Jesuïtes Sant Gervasi. Cuando nos llegó en el mes de septiembre la propuesta de la Fundació Arrels de pintar en un muro de la escuela una llamada en pro de los sin techo, comprendimos que era una gran oportunidad. La propuesta nos permitiría relacionar diversas iniciativas de nuestro programa de fomento de la justicia social con el alumnado.

Por una parte, este curso los colegios de jesuitas, conjuntamente con la Hospitalidad, habíamos iniciado una campaña para hacer evidente socialmente la gravísima situación que sufren los refugiados que se esfuerzan por llegar a Europa, huyendo de la dramática situación de sus países de origen. Organizábamos un macroconcierto; hacíamos proyectos para conocer y valorar la situación de los refugiados; creábamos murales que nos recordaban la fuga sin fin de miles de seres humanos…

Por la otra, nos llega la propuesta de Arrels. Necesita un muro de grandes dimensiones para plasmar un mensaje en la ciudad. Un mensaje que denuncie la marginación de las personas sin hogar -más de 3.000 en la ciudad de Barcelona- en el marco de la campaña #ningúdormintalcarrer.

Coincidencia plena. Jesuïtes Sant Gervasi tiene paredes de sobra y ganas y empuje para sumar esfuerzos a la campaña de Arrels. Al fin y al cabo la situación de los refugiados y la de las personas sin hogar es la misma: no tienen casa, no son acogidos ni tenidos en cuenta por una sociedad, la nuestra, más preocupada por levantar muros para proteger su bienestar que por derribarlos y abrir un espacio de esperanza.

El acuerdo con Arrels es inmediato. La pared, en la calle Avenir, es un lienzo inmejorable para una obra de 10 metros de largo por 4 de altura. La escuela, plenamente dispuesta a colaborar. Arrels nos propone que un artista italiano, Jupiter Fab, autor de una serie de retratos XXL con trasfondo social, preste sus manos y su talento para la realización del proyecto. Jupiter Fab es un muralista realista que vive en el Poblenou pero que trabaja en diversos países. Se ha especializado en obras visuales y sonoras de gran tamaño, a menudo dirigidas a reflejar situaciones de comunidades marginales. Ha colaborado con instituciones públicas y privadas, como por ejemplo la Corte de Justicia de Rotterdam, la Universidad de Toronto, el Metro de Barcelona o los ayuntamientos de Rotterdam, Guadalajara, Toronto y Barcelona. Se ha involucrado en varias acciones sociales sin ánimo de lucro.

El proyecto, estructurado en diferentes fases, ha sido asumido en primera línea por el alumnado de tercero de TQE, o lo que es lo mismo, antiguo tercero de ESO. En una primera fase el alumnado hizo un trabajo de descubrimiento de los orígenes y objetivos de la Fundació Arrels. En esta fase se visitó la fundación y se conocieron de primera mano sus ámbitos de trabajo. En una segunda fase los alumnos, en base a la investigación, la experiencia vivida y la reflexión sobre la realidad de las personas sin hogar, han plasmado el aprendizaje en frases y detalles que han acabado pintando, en una tercera fase, alrededor de la figura impactante de un hombre de grandes dimensiones sentado contra el muro. Con el rostro lleno de arrugas, mira con ojos azules y tristes, con aire de soledad. Con las manos sostiene un espejo que devuelve la mirada al que mira. “Podrías ser tú”, parece decir. Una interpelación a la persona que mira si ve -o bien procura no ver- a las personas sin hogar como las que él representa.

Mensajes, los de los chicos y las chicas de 3º, directos al corazón. “Tú eres la llave” jugando con el doble sentido de ser la clave en la deseable transformación social y ser la llave de la puerta del hogar que los sin techo no tienen. “Aquí dentro nadie baja la cabeza”; “They deserve a home”; “Empezar de nuevo es tener un nuevo futuro. Acoger y dar un techo puede mejorar el futuro de alguna persona”.

En conjunto un clamor, una sensibilización, un trabajo que nos lleva como comunidad educativa a querer derribar los muros que nos separan, que impiden que seamos tierra de acogida, para ir haciendo posible, como nos proponían este curso, que nuestra casa sea el mundo.

conciencia

Fotografía cedida por: Jesuïtes Sant Gervasi