Aceptar la realidad

Aceptar la realidad

Victor CodinaUna de las tareas más importantes, pero más difíciles, de la vida, es  aceptar la realidad. Y esto vale tanto para la realidad personal como colectiva. La realidad siempre nos sorprende, nos choca, es terca. Nos cuesta aceptar nuestras limitaciones  psíquicas, físicas y morales y las de los demás. Nos cuesta aceptar que nuestra familia no es perfecta, nos cuesta aceptar que la sociedad es egoísta, violenta, injusta, corrupta. Nos cuesta aceptar el frío del invierno y el calor del verano, nos cuesta aceptar sequías e inundaciones, nada digamos de terremotos, tsunamis y erupciones volcánicas, que contradicen el optimismo de Leibnitz de que estamos en el mejor de los mundos posibles.

También a los grupos y colectividades les cuesta admitir sus derrotas y fracasos: a los jugadores les cuesta aceptar que no han ganado y tienden a culpar al árbitro de su derrota; a los líderes políticos les cuesta mucho aceptar que han perdido unas elecciones o un referéndum y tienden a buscar culpables fuera de ellos, en conjuras del exterior o en mentiras difundidas por las redes sociales, ellos se sienten insustituibles e irremplazables.También a la jerarquía de la Iglesia le costó aceptar que la tierra gira en torno al sol y la evolución de las especies y todavía no acaba de aceptar algunos signos de los tiempos.

En última instancia nos cuesta aceptar enfermedades, accidentes, la jubilación, el paso a la tercera edad y finalmente, la muerte. La muerte es un tabú, algo que “desafortunadamente” acontece a los demás pero que parece que nunca nos llegará a nosotros.

Frente a estas complejas situaciones hemos de recuperar la sabiduría de las tradiciones  y de las espiritualidades. Como afirma el Papa Francisco, la realidad es superior a la idea, hay que evitar idealismos y purismos sin sabiduría. No hemos de creer que hemos llegado al final de la historia con la caída del comunismo, como afirmaba ingenuamente Francis Fukuyama. Hay que aceptar las limitaciones, errores y pecados, hay que aceptar que somos frágiles y de barro, hay que aceptar las pasividades de la vida que no podemos cambiar, como aceptó Jesús el fracaso de su misión, el abandono de los suyos y la cruz.

Pero con su resurrección Jesús nos ofrece esperanza, el bien triunfará sobre el mal, la vida sobre la muerte, ni Pilato ni Caifás ni Herodes tienen la última palabra. Por esto, hay realidades negativas que sí podemos y debemos cambiar, es posible la conversión, somos libres para hacer un mundo mejor, donde mejore el trabajo, la justicia, la salud, la educación, el respeto a la diversidad, la defensa los derechos humanos, la libertad, la ecología, la vida. Dios está más dispuesto a perdonarnos que nosotros a pedir perdón y a cambiar.

De nosotros depende que  muchas realidades mejoren, el espesor de la realidad se puede convertir en fuente de generosidad y de luz para nosotros y para los demás: “hemos de ayudar a Dios” dice la mística judía Etty Hilesum; Teresa de Jesús repite: “Nada te turbe, nada te espante… la paciencia todo lo alcanza”; un proverbio chino dice que en vez de maldecir la oscuridad hemos de encender un fósforo y el poeta indio Tagore escribe que si de noche lamentamos que no hay sol, no podremos contemplar la luminosidad de las estrellas.

Dios ha dejado el mundo a nuestro cuidado y responsabilidad, Dios se fía de nosotros. Y no estamos solos, “Diosito nos acompaña siempre”.

fósforo

Imagen extraída de: Pixabay

Para continuar haciendo posible nuestra labor de reflexión, necesitamos tu apoyo.