La salud y la recuperación del mercado laboral

La salud y la recuperación del mercado laboral

Nani Vall-llosseraMaría era un cargo de confianza de la empresa en la que trabajaba, una compañía pequeña del sector de la alimentación. No tiene formación universitaria pero su talento y su experiencia de más de diez años desde el nacimiento de la empresa, la habían convertido en secretaria de dirección, contable, relaciones públicas y comercial. Siempre ha trabajado más horas de las contempladas en su contrato, por responsabilidad y porque le gustaba lo que hacía. En este tercer embarazo, igual que en los anteriores, ha recortado el permiso de maternidad a menos de dos meses y ha trabajado desde casa. La incorporación a la jornada presencial completa ha sido un infierno. Exigencias desmesuradas, dificultades para la conciliación, menosprecio hacia su persona y su trabajo, provocación de enfrentamientos con compañeros… le han comportado ansiedad, insomnio, baja autoestima, dificultad para mantener la lactancia materna. Le di la baja. Dos días después recibía la notificación del despido.

Hassan trabaja como reponedor de productos en máquinas de vending en empresas e instituciones. Tiene que hacer una ruta diaria para reponer los productos que se agotan y retirar los caducados. La empresa ha despedido a dos trabajadores de los más antiguos y el resto ha tenido que asumir sus rutas. Hassan sabe que cuando sale de casa debe hacer un recorrido que dura 10 horas, que se puede alargar cuando surgen las frecuentes incidencias. Lleva muchos años aquí, su vida y llegar a conseguir un trabajo estable ha sido un camino difícil. Sabe que si lo pierde, la edad y la falta de formación cualificada, pueden llegar a ser un obstáculo insuperable. Ahora le han abierto un expediente y le han recortado el sueldo porque un cliente encontró un producto caducado. La próxima falta puede ser causa de despido procedente. No puede dormir, con la sobrecarga de trabajo actual, que se te pase una caducidad es muy fácil. El otro día tuvo un pequeño accidente con la furgoneta.

Clara es médica de familia y trabaja en la atención primaria por vocación. Terminó su formación: seis años de carrera, uno de estudio del examen MIR y cuatro de especialización, en plena crisis. En el último año ha firmado 53 contratos, ha cotizado 80 días y ha sustituido a 18 médicos distintos. Esta precariedad afecta a Clara, pospone o imposibilita que pueda realizar los proyectos personales a los que tiene derecho , pero también afecta a la salud de otras personas. Uno de los principales beneficios de la atención primaria para la salud de las personas se deriva de la continuidad y longitudinalidad en la atención, que se rompen con la precariedad laboral y la fragmentación. La precariedad laboral empeora la calidad de la atención sanitaria.

Ingrid trabaja como reponedora de productos en un supermercado. El otro día se hizo daño en la rodilla cargando productos durante la noche. Su encargado le dijo que apoyara el peso sobre la otra pierna y que al día siguiente ya iría a los servicios médicos de la empresa. Ingrid me cuenta que cuando firmó el contrato ya sabía que no tenía que ir a la sanidad pública para determinar si un problema de salud requería reposo laboral. Son los servicios médicos de la empresa quien decide si el trabajador puede trabajar o no con el problema de salud y quién le concede, según sus criterios, unos días de descanso. Rosa ha venido a decirme que después de 6 meses en el paro ha encontrado un buen trabajo. Trabajaba en la limpieza de escuelas, contratada por una empresa externa después de mucho tiempo retirada del mercado laboral por un cáncer. Durante algunos años aguantó cobrar los 700 euros que ganaba (a menos de 3 euros por hora) porque tenía muchas ganas de volver a trabajar y necesitaba el dinero. Hace seis meses dijo basta y dejó un trabajo que la esclavizaba y no le permitía disfrutar de la vida ganada al cáncer. Rosa necesita poco para vivir, con mucho esfuerzo y sufrimiento ha aprendido a manejar la ansiedad y los golpes que le ha dado una vida dura. Son historias reales camufladas para respetar su confidencialidad. La lista de nombres y vidas afectadas por la situación actual del mercado laboral es incontable. Esta es la recuperación que han conseguido las políticas neoliberales del gobierno y el efecto de las sucesivas reformas laborales. Este es el atentado a la igualdad de oportunidades laborales de las mujeres. Estas son las consecuencias en la vida y la salud de las personas. Esta es la relación inversa entre la salud del mercado laboral y la salud de las personas.

acf_6949

Imagen extraída de: El Día