Quim Arrufat: "Hay que proponer otro tipo de Europa basada en la gente y en los pueblos"

Quim Arrufat: “Hay que proponer otro tipo de Europa basada en la gente y en los pueblos”

Cristianisme i Justícia / Justícia i Pau / Mans UnidesMuchos pueblos seguimos sufriendo todo tipo de abusos y presiones, son negados, sometidos violentamente o maltratados por otros pueblos o Estados, o sufren el desprecio y la minorización de sus lenguas y culturas, el desplazamiento de sus poblaciones y la imposibilidad de determinar su estatus político.

En esta nueva sesión del ciclo de conferencias “Los lunes de los Derechos Humanos” que tendrá lugar el próximo 16 de noviembre a las 19h en el salón de actos de Cristianismo y Justicia, Joan Ridao (profesor de Derecho Constitucional en la Universidad de Barcelona), Arcadi Oliveres (profesor de Economía Aplicada en la UAB y ex presidente de Justícia i Pau), y Quim Arrufat (politólogo y activista social, director de relaciones internacionales del CIEMEN y miembro de delegaciones catalanas en el Kurdistán) abordarán la cuestión de los derechos de las naciones a ser reconocidas como sujeto político, a mantener y desarrollar su identidad, su propia lengua y cultura, a autogobernarse y a su libre determinación.

Con motivo de esta mesa redonda, hemos podido entrevistar a Quim Arrufat y esto es lo que nos ha contado…

– ¿A qué nos referimos cuando hablamos de la libre determinación de los pueblos?

Creo que se comete un error de partida en el análisis de este concepto. No es un punto de llegada en forma de estado independiente para los pueblos que no tienen uno propio. Es un derecho de partida sobre todo. El derecho de toda comunidad nacional (y el término nación es puramente subjetivo) a decidir su futuro. A autorepresentarse y representar su voluntad en los términos, intensidad y formas que crea más adecuados. Los kurdos mismos están ampliando en el interior de su proyecto revolucionario este concepto, proponiendo y dotando a las diferentes comunidades de estructuras de representación y defensa propias. Los asirio-caldeos del Kurdistán sirio tienen consejo propio, autogobierno y representación propia. La nueva “Constitución Política del Estado Plurinacional de Bolivia”, de 2009, es una constitución basada en el derecho a la libre determinación de los pueblos, en este caso indígenas. Es el contexto político de la nación que tiene derecho a la libre determinación aquel que condiciona, en ocasiones, las formas en que se puede materializar este derecho.

– Hace unos días, el ARA publicaba un artículo de Jordi de Miguel sobre la República de Nagorno-Karabaj. ¿Cuántas naciones sin estado puede haber ahora mismo en el mundo que no tienen reconocidos sus derechos?

De acuerdo con la definición que he hecho antes, muchísimas. ¡Muchas más que estados-nación! Si en cambio restringimos el recuento a las naciones sin estado que aspiran a tener un estado propio, la cifra es mucho menor y, sin embargo, significativa. Ahora bien, la República de Nagorno-Karabaj es otro tema. Es un territorio autoproclamado independiente no reconocido internacionalmente. Hay una veintena de casos como este en el mundo. Normalmente se dan porque algún estado sí les reconoce o ayuda directamente.

– Junto con el del Sahara, el caso del pueblo kurdo es probablemente uno de los más flagrantes y conocidos. ¿Qué tiene de particular este caso? ¿Es el pueblo kurdo un pueblo cohesionado a pesar de la diáspora? Y si es así, ¿cuáles son los factores que facilitan esta cohesión?

La principal particularidad es que son la nación sin estado más grande del mundo. La segunda particularidad es que, excepción hecha de la Región Autónoma del Kurdistán Iraquí, los kurdos, como pueblo, no tienen ningún aliado en el mundo, y en cambio sí cuatro estados muy poderosos y autoritarios en contra. Dice el refrán que los kurdos sólo tienen las montañas por amigos. O dicho de otro modo: sólo se tienen a sí mismos, a su gente. Eso que se la debilidad habitual que lleva pueblos enteros a la asimilación o la desaparición frente a las maquinarias uniformizadoras de los estados-nación, en el caso del Kurdistán ha sido el motor de la autoconstrucción de una identidad también política y solidaria que mantiene los vínculos entre los kurdos dentro y fuera de las propias fronteras invisibles ya través de las fronteras de los estados.

– A raíz de la experiencia de autogobierno de Rojava, ¿crees que el reconocimiento del Kurdistán se puede ver en un horizonte cercano?

Rojava no se ha autoproclamado independiente. No busca tampoco el reconocimiento internacional forzado. Rojava (Kurdistán sirio) quiere ser el primer escalón desde el que el propio pueblo de Siria construya un país democrático, plurinacional, plurilingüístico y plurirreligioso, de acuerdo con la propia realidad siria. Esta es la primera intención, la sincera. Claro que paralelamente van construyendo un autogobierno al que no piensan renunciar con o sin Siria democrática. Con o sin Siria, en definitiva. Pero ya hace tiempo que los kurdos entendieron que pretender la independencia de su pueblo respecto cuatro perfectas máquinas de matar y destruir como son Turquía, Siria, Irak e Irán era un ejercicio suicida. Para ello proponen el “Confederalismo Democrático” para el conjunto de Oriente Medio. Es decir, eliminar los estados-nación nacidos del reparto de fronteras de los antiguos protectorados europeos y reconstruir el autogobierno de Oriente Medio en base a la autonomía y autogobierno de sus pueblos y religiones, a menudo mezclados y entrecruzados en un territorio que es un auténtico mosaico.

– ¿Qué podemos aprender del proceso y la historia del Kurdistán ante el momento de impasse que se está viviendo en Cataluña?

Los kurdos tienen muy claro el concepto de libre determinación de los pueblos. Se lo aplican a ellos y a los pueblos con los que conviven en el Kurdistán. Para tenerlo tan claro han mirado muy críticamente los estados-nación ocupantes y lo que han visto no les ha gustado. Han dicho: no queremos ser monstruos como ellos. No lleva a ninguna parte. Llevar a más guerra, a más desigualdad, a más depredación de los recursos naturales, a más enfrentamientos étnicos, a más dominio del hombre sobre la mujer. No nos es natural a nuestros valores una maquinaria militarista como la de Siria o Turquía. Y empezaron a rebuscar lo mejor de su propia historia y de los propios valores para construir un marco teórico y un proyecto práctico para todos los pueblos de la región. Bueno, tal vez es hora de que Cataluña empiece a dejar de ser cliente del proyecto europeo y pase a ser protagonista en términos de proponer otro tipo de Europa basada en la gente y los pueblos.

– LHDP estará presente en el nuevo parlamento turco con 56 diputados. ¿Cómo se han desarrollado las recientes elecciones en Turquía y qué implicaciones puede tener la mayoría absoluta de Erdogan por el pueblo kurdo?

Los kurdos han entrado en el Parlamento esta vez por los pelos. La barrera electoral en Turquía es del 10%. Es decir, o sacas 5 millones de votos o no entras en el Parlamento. Es una ley racista, se hizo para impedir la presencia organizada de los kurdos en el Parlamento. Es decir, su autorrepresentación. Pero a pesar de haber entrado en el Parlamento el sabor es amargo. Erdogan perdió la mayoría absoluta en junio, no le gustó el resultado, decidió emprender la guerra contra los kurdos en julio para tratar de ganar votos del ultranacionalismo, convoca elecciones en octubre y gana la mayoría absoluta. El balance? 500 muertos, 200 sedes del HDP arrasadas por turbas nacionalistas, 22 alcaldes kurdos en prisión, 2000 militantes de la HDP detenidos. Y gana. La decepción es importante. También porque los kurdos han perdido el votante metropolitano turco, más de un millón de votos, que se ha asustado ante el enloquecimiento criminal de Erdogan. Siria e Irak son muy cerca y el grosor del votante de Turquía ha votado seguridad y estabilidad antes que libertad.

Pero con las elecciones no se ha acabado la guerra contra los kurdos. El mismo día después el ejército entró en tres ciudades kurdas (Silvan, Gevers, Cizre), disparando a decenas de personas y provocando varios muertos. Y sigue igual.

Quim Arrufat

Imagen extraída de: 20 minutos

Para continuar haciendo posible nuestra labor de reflexión, necesitamos tu apoyo.