Curso Internacional de Reciclaje en Manresa: teología, análisis social y espiritualidad

Curso Internacional de Reciclaje en Manresa: teología, análisis social y espiritualidad

Carles MarcetLlevamos ya 7 años y estamos preparando la octava edición del curso de reciclaje en espiritualidad y teología que venimos ofreciendo conjuntamente el Centro Internacional de Espiritualidad La Cova de Manresa y el centro Cristianisme i Justícia de Barcelona. Dicho curso está teniendo una gran aceptación a nivel internacional de tal modo que en prácticamente todas sus ediciones se ha superado la asistencia respecto de las 30 plazas ofrecidas.

Haciendo un poco de “examen” del camino recorrido, se va confirmando que el curso, más allá de ofrecer una buena “puesta a punto” en materias teológicas y de espiritualidad, y más allá de ofrecer unos buenos contenidos al respecto, lo que propone es una experiencia integral en la cual dicha formación teórica se combina con una vivencia comunitaria y un común compartir la fe, los itinerarios vitales y los retos vividos en los respectivos lugares de misión y de trabajo, y se adereza con una serie de visitas culturales y pastorales a lugares emblemáticos de Cataluña, y con la aportación de diversas personas invitadas que comparten su experiencia vital, ya sea desde el ámbito de la acción o reflexión social, de la evangelización o del compromiso socio-político. Este experiencia integral tiene además el valor añadido de la pluralidad de procedencias (normalmente de 15 ó 16 países diferentes, en cada edición), de situaciones vitales (religiosos y religiosas de diversas congregaciones, sacerdotes diocesanos, laicos y laicas, pastores protestantes y anglicanos…) y de edades (entre 40 y 70 años) de los participantes.

Todo ello ayuda a que, en el fondo, el reciclaje más que un curso sea una experiencia de cierto calado. Muchos participantes, en sus valoraciones, han expresado incluso que en sus vidas hay un “antes” y un “después” de su paso por Manresa. Para muchos otros, el curso en Manresa supone un tiempo para rehacerse interiormente, para reorientar o vigorizar sus compromisos, para curar heridas… En cualquier caso un tiempo denso y a la vez sereno –donde no hay tiempo para aburrirse y a la vez la posibilidad de amplios espacios para la propia reflexión, lectura y oración– para recoger internamente el camino vital recorrido y para disponerse a emprender el futuro con renovado vigor y esperanza. En el fondo eso es lo que andábamos buscando cuando diseñamos el curso de reciclaje.

Otros comentarios en las valoraciones finales de la experiencia por parte de los participantes, también nos han confirmado que vamos por el buen camino. Así, por ejemplo, la línea conductora y temática de los cursos a lo largo del proceso de los dos meses, la ven profundamente cargada de lógica metódica y sabiduría cristiana. De hecho los cursos teológicos –donde, en el fondo, se abordan los grandes tratados de la teología: Misterio de Dios, Cristología, Escatología, Iglesia, etc.– van desembocando hacia un análisis teórico-práctico de las corrientes de fuerza que mueven el mundo globalizado en el que vivimos y de los temas candentes que ello plantea (diálogo interreligioso, una moral para nuestro tiempo, problema ecológico, etc). Y este conjunto viene precedido y concluido con temas y experiencias propios de la espiritualidad ignaciana, de tal modo que pueda quedar visible nuestro deseo de que tanto teología como análisis social vayan precedidos y empapados de una profunda experiencia espiritual y, a la vez, conduzcan a un crecimiento en dicha dimensión propia de toda persona. Estando en Manresa el relato del Peregrino (autobiografía de San Ignacio) abre el curso. No se trata de una lectura puramente académica de la espiritualidad de Ignacio expresada en su relato, sino mas bien de una lectura sapiencial y práctica que nos introduzca en la relectura de nuestras autobiografías, las cuales, a lo largo de la semana, compartimos en grupo. Ello genera un ambiente y da un tono de profundidad, tanto a la vida de grupo como a las semanas y cursos que siguen. Y la experiencia de los 8 días de Ejercicios Espirituales cierra el ciclo del camino recorrido en los dos meses. Es el momento de irse preparando internamente para el regreso a los propios lugares de misión con una mirada renovada hacia las cosas “de siempre” o hacia las “novedades” que puedan aparecer.

También por las valoraciones escritas recibidas de una inmensa mayoría de participantes, vamos percibiendo lo esencial que resulta para el buen funcionamiento de la experiencia la calidez de la acogida por parte de todo el personal del Centro de Espiritualidad. También eso lo andábamos buscando y se va logrando: una experiencia de calidad suele ser posible cuando las personas se encuentran a gusto, en libertad y como si estuviesen en su propia casa.

Decir, por último, que después del paso de cada grupo por Manresa se mantiene un nivel de comunicación notorio entre los participantes. A través de los correos electrónicos seguimos compartiendo lo que el Señor va haciendo en nuestras vidas, constituyéndonos así en pequeñas comunidades unidas en oración y misión.

***

Si quieres más información y quieres ver el programa completo del curso, haz clic aquí.

manresa_1

Imagen extraída de: Cristianisme i Justícia