Ferran Busquets y Laia de Ahumada: "Sinhogarismo e infravivienda. ¿Cuál es el camino hacia una vida con dignidad?"

Ferran Busquets y Laia de Ahumada: “Sinhogarismo e infravivienda. ¿Cuál es el camino hacia una vida con dignidad?”

Cristianisme i Justícia / Justícia i PauMiles de personas en nuestras ciudades siguen sin acceso a una vivienda digna: personas que malviven en la calle o en solares, construcciones o viviendas precarias o en condiciones infrahumanas…

Las causas de estas situaciones son complejas y diversas. Pero ¿hacen los poderes públicos y la sociedad todo lo necesario y posible para prevenir y resolver estas situaciones con el fin de garantizar una vivienda digna para todos? ¿Qué actuaciones y políticas son hoy más urgentes?

Estas y otras cuestiones se las hemos planteado a Ferran Busquets, director de Arrels Fundació, y a Laia de Ahumada, escritora e impulsora del Centro Abierto Heura, que esta misma tarde participarán en una nueva sesión del ciclo de conferencias Lunes de los Derechos Humanos (Dilluns dels Drets Humans).

1. Desde el tercer sector, ¿con qué datos estáis trabajando? ¿Cuántas personas no tienen una vivienda digna hoy en Barcelona? ¿Cuántas se encuentran en situación de calle?

Ferran Busquets (FB): Una de las dificultades que hay es la poca calidad de los datos, por eso estamos tratando de promover que se hagan recuentos de personas que viven en la calle. No vamos bien si no tenemos datos de calidad sobre la pobreza que es visible y, por tanto, la única que podemos contar con precisión.

Desde Arrels mantenemos que hay 900 personas durmiendo en la calle un día como hoy según los últimos datos de la XAPSLL en la diagnosis del 2013. Por otro lado, tenemos datos de Cáritas que nos dicen que hay 450.000 viviendas vacías en Cataluña y 231.000 unidades familiares que necesitan vivienda.

2. ¿Es la realidad del sinhogarismo en Barcelona extrapolable a la de otros pueblos o ciudades de todo el Estado?

FB: En las ciudades más grandes la problemática es más visible porque hay bastante más gente que en los municipios más pequeños. Algunos servicios sociales de algunos municipios “envían” a personas que se han quedado en la calle hacia Barcelona u otras capitales porque las grandes capitales suelen tener más recursos que los municipios más pequeños. Esto no debería ser así ya que cuando alguien se queda en la calle, debería encontrar una solución allí donde está, pero seguimos pensando que alguien que no tiene recursos ya tiene bastante con una solución donde sea.

3. ¿Cómo ha afectado la crisis a esta situación?

FB: No tener ingresos es uno de los factores más importantes a la hora de poder seguir estando en una vivienda. En este sentido, la crisis ha aumentado el número de personas que duermen en la calle en la mayoría de países europeos. En el Estado los datos que hay indican un aumento muy débil pero esto es debido a la falta de calidad de estos datos ya que, por ejemplo, la encuesta del INE se basa en centros de atención y no contabilizan todas aquellas personas que no van a los centros.

Por otra parte, las personas que están más cronificadas, es decir, que llevan más tiempo en la calle, ya lo estaban antes de la crisis. Estamos hablando de 10, 20 o más años en la calle. En este sentido, el efecto de la crisis en las personas más cronificadas llegará más adelante si no hacemos nada ahora mismo.

4. Laia, asumiendo la complejidad del tema que nos ocupa y desde tu experiencia en el Centro Abierto Hiedra, ¿cuáles dirías que son las causas de estas situaciones?

Laia de Ahumada (LdA): Las causas son múltiples, no hay una sola: paro, ruptura familiar, fragilidad personal, falta de red social, adicción, enfermedad… La persona que se encuentra en esta situación es como un violín sin cuerdas, o un rompecabezas que ha perdido la mitad de las piezas. Las causas no son sólo personales, sino también estructurales, de una sociedad que no vela por el bienestar de las personas, sino por el beneficio económico y que cada vez desecha a más personas en los márgenes de la exclusión.

5. ¿De qué manera queda marcada la vida y la dignidad de una persona que ha pasado por la calle?

LdA: A una persona que ha estado un largo tiempo en la calle, le cuesta mucho recomponerse, pero nada es imposible si, desde las entidades y desde las personas que las acogen, se hace un acompañamiento, no sólo amoroso, sino también de reconocimiento de sus capacidades. “Nuestra experiencia nos hace valiosos” afirmó ─en la Jornada de Participación de Feantsa/Arrels/Xapsll─ una persona que había estado sin hogar durante quince años y que había sido invitada a participar en la gestión de la entidad. Esto es recuperar la dignidad y eso es posible.

6. ¿Hacen los poderes públicos todo lo necesario y posible para prevenir y resolver estas situaciones a fin de garantizar una vivienda digna para todos? Si no es así, ¿qué actuaciones y políticas públicas son hoy más urgentes?

LdA: Se están haciendo muchas actuaciones, pero no son suficientes. Y es urgente el tema de la vivienda. Se debería poder asegurar, de hoy para mañana, que toda persona que vive en Cataluña tuviera derecho a una vivienda digna.

Siempre existe la sensación de que no se da abasto, que siempre vamos tarde, que se abren recursos y el número de personas en la calle se mantiene, y por lo tanto aumenta, que siempre nos sobrepasa esta situación. Pero no se trata sólo de eso, estamos ante una crisis de modelo. La gente que vive en la calle son la punta de un iceberg de un modelo que no es sostenible, ni económicamente, ni espiritualmente, ni socialmente.

a549ce449e

Imagen extraída de: Arrels Fundació

Para continuar haciendo posible nuestra labor de reflexión, necesitamos tu apoyo.