Tres razones por las que #LuxLeaks es la noticia económica del año

Tres razones por las que #LuxLeaks es la noticia económica del año

Xavier CasanovasLa semana pasada el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación dio un bombazo informativo conocido como #LuxLeaks en el que se destapaban los acuerdos firmados por 340 empresas internacionales con el gobierno de Luxemburgo para recibir ventajas fiscales en ese país. En concreto se trata de un trabajo de ingeniería fiscal diseñado por la consultora PriceWaterhouseCoopers, en la época en que Jean-Claude Juncker, recién estrenado presidente de la Comisión Europea, era primer ministro de ese país. La famosa consultora se dedicó a vender ‘la fórmula’ que explicaba a las empresas qué debían hacer para ahorrar el máximo posible en impuestos. Gracias a esto las 340 empresas, con nombres y apellidos bien conocidos por todos: Pepsi, IKEA, Deutsche Bank…  han conseguido pagar de promedio un 2% en impuestos sobre sus beneficios, cuando el tipo nominal (lo que se espera que deberían pagar) en Luxemburgo es del 28%.

Resulta que Luxemburgo es el segundo país del mundo en inversión extranjera directa, después de EEUU, cuando su población es de tan solo 500.000 habitantes. ¿Verdad que hay algo aquí que no cuadra?

Pues aquí van las tres razones por las cuales esta noticia podría considerarse la noticia económica más importante del año:

1.- Porque destapa una vez más y de forma flagrante el egoísmo de las grandes empresas y corporaciones multinacionales, y la gran insolidaridad que se esconde detrás de un sistema fiscal global que sostiene y permite este egoísmo.

Aunque las grandes empresas hayan aumentado un 32% sus beneficios respecto a las PYMES en España su contribución ha pasado del 33% del total del pastel de sociedades en 2007 a tan solo el 24% en 2012[1]. Una noticia como esta nos da argumentos para continuar rompiendo el mantra que la  ‘crisis la pagamos todos por igual’. Romper el mito es liberador, y nos empodera como ciudadanos.

2.- Porque si ahora, que estamos en momento de debate y aprobación de presupuestos, se nos dice que no se puede invertir más en políticas públicas porque las ‘arcas están vacías’, debemos recordarles por activa y por pasiva, que lo están por falta de voluntad política. Los recortes serían evitables si recaudáramos todo lo que se escapa o se nos esconde. Archiconocido es el dato de los 80.000 millones de euros de fraude estimado en España.

A pesar de ello, la reforma fiscal que el Gobierno impulsa se ha olvidado completamente de la lucha contra el fraude y la elusión fiscal. Ya no digamos de la progresividad: el mismo ministro anuncia que va a recaudar 9.000 millones de euros menos que en años anteriores. Que no volvamos a escuchar que no hay recursos. Lo que hay es el interés de unos pocos contra la necesidad de muchos. Y seguirán pagando los de siempre.

3.- Porque nos demuestra que poco podemos esperar de Jean Claude Juncker, un presidente de la Comisión Europea que permitió y promovió este tipo de prácticas en su país. Legales pero claramente inmorales. Así pues, propuestas tan importantes para la armonización fiscal a nivel europeo como las de la Base Imponible Común Consolidada para el impuesto de Sociedades (BICCIS), o la publicación de los informes de actuación país por país de las empresas me temo que pueden quedar en el cajón del olvido.

Lo sabemos, hablar de impuestos es difícil, y si has llegado a leer hasta aquí es porque el tema probablemente ya te interesaba previamente.  Este fin de semana en la reunión del G20 en Australia se espera aprobar el proyecto BEPS de la OCDE para la lucha contra el fraude y la elusión fiscal. Pero no es nada comparado con lo que significaría un clamor global generalizado, un boicot real al consumo de estas grandes empresas.

***

[1] Todos estos datos, y muchos más se pueden encontrar en el reciente informe de Oxfam Intermon Tanto tienes, ¿tanto pagas?

61593914

Imagen extraída de: Focaliza la Atención