6 retos que plantean los movimientos sociales al voluntariado

6 retos que plantean los movimientos sociales al voluntariado

Voces. Roger Buch. [Xarxanet] En los últimos años hemos asistido a un nuevo ciclo de movilizaciones protagonizada por los movimientos sociales. El movimiento 15-M, la Plataforma de Afectados por la Hipoteca u otras movilizaciones, están proponiendo una nueva manera de movilizarse y están rompiendo esquemas en la relación entre partidos políticos y sociedad civil.

¿Tienen mucho en común el voluntariado y los nuevos movimientos sociales? Por un lado podemos ver cómo los dos movimientos pueden compartir un mismo diagnóstico de la realidad y también la aspiración de la transformación social de las injusticias. Por tanto, es habitual que exista una relación de simpatía entre los dos, así como la percepción de “estar en el mismo lado”. Esto no quita que haya modelos de voluntariado más asistenciales, más centrados en resolver los efectos de los problemas que no en resolver sus causas.

Os presentamos a continuación 6 aportaciones o características de los nuevos movimientos sociales de los últimos años, que pueden suponer nuevos retos y reflexiones para el mundo del voluntariado, en un momento de cambio social tan importante. Son ideas extraídas principalmente de los artículos de Óscar Mateos y Sebastián Mora que citamos al final del artículo.

1. La repolitización del debate público
Si en un algo se han caracterizado los nuevos movimientos sociales es que han sido capaces de poner nuevos temas en la agenda política, denunciando las causas de las desigualdades. En los últimos meses se ha asistido a una repolitización de los debates de la calle y cada vez son más las personas, que a raíz de la crisis económica, se plantean la raíz política de los conflictos que vivimos. Uno de los principales retos del voluntariado es el de no perder la raíz transformadora y, por tanto, de denuncia de las injusticias.

2. Equilibrio entre la calle y ciberactivismo
Una característica propia de la última ola de movimientos sociales ha sido que el potente ciberactivismo y presencia en las redes sociales han ido también acompañados de la ocupación de las plazas y la presencia en la calle. Parece un aviso contra dejar el activismo digital, a veces tan espectacular como inofensivo, como elemento central de las protestas y volver a buscar el calor y la proximidad de las personas.

3. Funcionamiento en red y nuevas formas de organizarse
Si algo han evidenciado los movimientos sociales ha sido el trabajo horizontal y la creación de estructuras ágiles. Esto ha supuesto un soplo de aire fresco y también supone repensar el papel de las organizaciones clásicas. Si bien no su existencia, sí su capacidad de abrirse, relacionarse con más gente y ganar en participación interna.

4. Dar el protagonismo a las víctimas y afectados
Poner el acento en los desahuciados, los refugiados o los desposeídos, significa poner rostro a la víctima de la crisis económica y no en el voluntario. Es la persona beneficiaria de la acción voluntaria, protagonista de la injusticia social de la que es víctima, la que se convierte en prioridad.

5. Replanteamiento de la relación con grupos de interés o empresas de servicios
Los movimientos sociales se caracterizan por la denuncia de las desigualdades y para señalar a los culpables de la crisis. Una buena oportunidad para el voluntariado para repensar cómo se debe hacer la colaboración con la empresa privada que tan bien últimamente para buscar financiación. ¿Vale todo? ¿Podemos aceptar colaboraciones de todos? ¿Cuáles son las líneas rojas que no podemos estar dispuestos a atravesar?

6. Encontrar el punto de equilibrio entre conflicto y colaboración con la administración
Los movimientos sociales se han caracterizado por la confrontación con el poder en vez de la colaboración. El voluntariado, más bien ha tendido a buscar cierto cobijo o complicidad con las administraciones públicas. Sin tener que abandonar esta relación, los movimientos sociales interpelan sobre cómo debe ser este entendimiento, tal vez menos dependiente.

Para profundizar:

Òscar Mateos (2013) El voluntariado joven ante el cambio de época. Aprendizaje des de los nuevos movimientos sociales.

Òscar Mateos i Jesús Sanz (2013) Canvi d’època, canvi de rumb?. Aportacions i propostes des dels moviments socials

Marta Pelegrino (2012) Moviments socials i voluntariat, només simpatia?

Sebastián Mora (2002) Movimientos sociales y voluntariado. Hacia un nuevo marco de complicidades.

Chile-protestas-educacion_ECMIMA20120425_0034_4

Imagen extraída de: CREAS

Para continuar haciendo posible nuestra labor de reflexión, necesitamos tu apoyo.