Grietas en el muro XV: Cáritas de Sant Francesc d’Assís (Bellavista): un reto con los pobres de nuestro barrio

Grietas en el muro XV: Cáritas de Sant Francesc d’Assís (Bellavista): un reto con los pobres de nuestro barrio

Pepe Baena. Hay unas palabras del cura francés Antoine Chevrier que siempre han supuesto un reto para las comunidades cristianas que he acompañado. “Debemos empezar las obras y las parroquias evangelizando, catequizando, rezando, fomentando la vida espiritual, dejando a Dios el cuidado de enviarnos el dinero y las casas. ¿Para qué sirven las casas o el dinero, si no se hace la obra de Dios? Empezad por las personas”.

El otro día en la asamblea de voluntariado de Cáritas llegamos a afirmar que ahora sí que se puede decir que tenemos un local con olor a gente. Después de unos meses de formación, organización, reuniones diversas con la asistenta social y un encuentro con otra experiencia de Cáritas,  podemos afirmar con temor y temblor que empezamos una “obrita” de Dios. Unos proyectos acompañados con la ilusión de voluntarios y voluntarias que se sienten llamados a estar con los débiles. Hombres y mujeres que hacen de su servicio expresión de las maravillas de Dios. No me avergüenzo de proclamar con el salmista: “Si el Señor no construye el templo, de nada sirve que trabajen los constructores; si el Señor no protege la ciudad, de nada sirve que vigilen los centinelas” (Salmo 127, 1).

Así, os puedo mostrar los diversos proyectos coordinados entre sí que se han concretado a partir de las necesidades que hemos ido vislumbrando en el barrio a través de la revisión de vida (ver-juzgar-actuar):

– Equipo de acogida: grupo en coordinación con los servicios sociales del Ayuntamiento y las asistentas sociales de Cáritas Arciprestal, que acogen cada viernes a las personas del barrio para orientarlas a partir de sus necesidades.

– Taller de costura: grupo que tiene como objetivo atender a mujeres de diferentes culturas dando una formación básica de costura y otras actividades (elaboración de jabones con aceites, diversas manualidades), también busca facilitar la integración social y una buena comunicación interpersonal, creando un espacio de convivencia intercultural.

– Taller de cocina: grupo que se dedica a la cocina económica y nutritiva con mujeres del barrio de diferentes culturas; también tiene el objetivo de provocar el intercambio de cocina popular y recetas de diferentes culturas; sin olvidarse de nuevo de la integración social y una buena relación intercultural. Si todo va bien, este proyecto comenzará a funcionar este mes de mayo.

– Equipo de pastoral de la salud y atención al anciano: grupo que se dedica a acompañar enfermos y a estar atentos a los ancianos del barrio para detectar alguna problemática de ámbito económico, social…

– Servicio de vivienda y de desahucios hipotecarios: grupo que media para establecer algún diálogo posible entre las personas afectadas por desahucios y las entidades bancarias, siempre trabajando en red con otras instituciones como la PAH (Plataforma de Afectados por la Hipoteca). También se dedica a otras cuestiones relacionadas con la vivienda.

– Servicio de refuerzo escolar: grupo que en contacto con las AMPAS, los profesores y los directores de las escuelas fomenta un espacio de refuerzo para niños y niñas con dificultades.

– Grupo de drogodependencia: Grupo que se coordina con otras entidades eclesiales, sociales y municipales para trabajar y denunciar el problema de la droga, tanto con los afectados como con las familias.

– Grupo de bolsa de trabajo: acoge a personas en situación de paro y que buscan trabajo; con la intención de crear grupos para conversar sobre su situación, formación sobre currículum, entrevista de trabajo…; se coordina con la bolsa de trabajo de Can Ribes (Les Franqueses del Vallès) y con la bolsa de trabajo de Càritas de Canovelles.

Cada proyecto se organiza y funciona de una manera autónoma con un total de 28 voluntarios y voluntarias que, algunos de ellos, han realizado el curso básico de voluntariado de Cáritas. Cada mes el coordinador o coordinadora de cada proyecto se reúne con las dos personas responsables de Cáritas, la trabajadora social y el consiliario, que soy yo.

¡Demos gracias a Dios!

***
Puedes leer el resto de “grietas” haciendo clic aquí.

Para continuar haciendo posible nuestra labor de reflexión, necesitamos tu apoyo.