Especial 1 de mayo: dignidad, derechos laborales y justicia social

Especial 1 de mayo: dignidad, derechos laborales y justicia social

Cristianisme i Justícia. Reforma laboral, despido más fácil y barato, 6.202.700 personas desempleadas, un desempleo juvenil superior al 57%, fuga de talento, pérdida de derechos laborales, políticas de bienestar social devaluadas, reducción del papel del Estado, gobierno de los mercados financieros, escasa inversión en I+D, precarización, empobrecimiento, objetualización y mercantilización de la clase trabajadora…

Ante este oscuro panorama, es fácil caer en la desesperanza y preguntarse, como hacía Eduardo Galeano hace 12 años, si la estabilidad laboral y los demás derechos de los trabajadores se han convertido en “un tema para arqueólogos”, en “recuerdos de una especie extinguida”…

“En el mundo al revés, la libertad oprime: la libertad del dinero exige trabajadores presos de la cárcel del miedo, que es la más cárcel de todas las cárceles. El dios del mercado amenaza y castiga; y bien lo sabe cualquier trabajador, en cualquier lugar. El miedo al desempleo, que sirve a los empleadores para reducir sus costes de mano de obra y multiplicar la productividad, es, hoy por hoy, la fuente de angustia más universal. ¿Quién está a salvo del pánico de ser arrojado a las largas colas de los que buscan trabajo?”

Que el miedo no nos paralice. Frente a las políticas deshumanizadas que solamente sirven al dinero, todavía hay alternativas, y la acción social es la única forma de invertir ese orden social, político y económico que ha desvalorizado todo aquello que suena a solidaridad, a dignidad, a justicia social…

Y en esa línea, hoy, Primero de Mayo, queremos sumarnos al comunicado de la HOAC y la JOC para “Contruir un futuro nuevo”.

Asimismo, queremos recomendar la revisión del cuaderno “Trabajo basura”, escrito por el equipo de Cristianisme i Justícia en 2001, para leer con un poco de perspectiva crítica esta crisis y la violencia estructural que comporta a través de diversos testimonios que siguen de plena actualidad.

Y, por último, os dejamos con las reflexiones de Julia López, catedrática de Derecho del Trabajo, sobre la reforma laboral de 2012 que ella misma describe como “una norma que rompe el equilibro entre empresario y trabajador, situando a este último en una situación grave de desigualdad e indefensión”.