Profetas ante la crisis (V): Dorothy Day: Pacifista, anticapitalista y... católica

Profetas ante la crisis (V): Dorothy Day: Pacifista, anticapitalista y… católica

Jaume Flaquer¿Qué es lo que lleva a una mujer anarquista, pacifista y anticapitalista a convertirse al catolicismo sin renunciar a esas convicciones? Esa es Dorothy Day (1897-1980), una de las mujeres más importantes del catolicismo norteamericano del siglo XX, y de la que nos habló el jesuita Daniel Izuzquiza en la quinta sesión del curso “Profetas y testigos antes las crisis”.

Esta mujer fue la fundadora de un movimiento llamado “Catholic Worker” que consiste en una red de casas de acogida de indigentes y pobres de Estados Unidos. ¡Más de 200! Publican también un diario desde el que hacen denuncia de las injusticias producidas por el capitalismo, y que les permite no quedarse en el asistencialismo. La denuncia del sistema les hace no aceptar nunca subvenciones públicas para su obra social y animan a la desobediencia civil. Fueron muy activos contra la guerra de Vietnam.

Son pues una mezcla de hermanitas de Teresa de Calcuta y de movimientos anarquistas y pacifistas. Interesante combinación que no olvida la mística de la presencia de Cristo en los más marginados de la sociedad.

Dorothy Day provenía de una familia episcopaliana anglicana y vivió de joven en ambientes bohemios de los felices años 20 americanos. Incluso, en 1917 conoció la cárcel por su participación en una manifestación que pedía el voto para la mujer.

Varias crisis orientarán definitivamente su vida. Destacamos una “crisis espiritual” o personal que la llevó a la Iglesia y una crisis social y económica que la llevó hacia la fundación del Catholic Worker.

La crisis espiritual la acercó a la Iglesia católica de EEUU formada, entonces, por las clases sociales más pobres del país: polacos, irlandeses, lituanos… Y ahora más recientemente por latinoamericanos … Dorothy Day llegó a la conclusión de que “la Iglesia es la Iglesia de los pobres”. Decía: “ya sabía que yo desembocaría en ella”. Viendo que los obreros iban a la Iglesia terminó sintiendo ésta como “su lugar”.

A esta crisis personal se sumó una de carácter social y económica: el famoso crack del 29 que hundió la economía estadounidense y que creó en pocos meses millones de pobres y de parados. La conjunción de las dos crisis será fuente de inspiración, porque cuatro años más tarde, en 1933, Dorothy Day cree el Catholic Worker para dar una respuesta eclesial y evangélica a la difícil situación del momento.

Algunos dibujos de las publicaciones del Catholic Worker, se han consagrado como sintetizadores de la mística que los habita: la presencia de Cristo en el pobre teniendo a Mt 25 (“porque tenía hambre y me disteis de comer”) como uno de los principales textos inspiradores. Daniel Izuzquiza nos invitaba en su presentación a contemplar estos dibujos:

– Jesús, en la cruz, abrazando a un trabajador de color y a una mujer indígena.

– Jesús como un pobre entre los pobres.

– La mesa de los centros de acogida es místicamente vivida cono mesa eucarística.

– El Jesús que lava los pies de los discípulos es un trabajador que sirve con su trabajo.

– Foto de Dorothy Day con A.J. Muste (tomada por Tom Cornell) en un proyecto de protesta contra la guerra de Vietnam.

NOTA: En Cristianisme i Justícia, D. Izuzquiza ha publicado Revolución desde abajo, Descenso revolucionario: La política espiritual de Dorothy Day. El link de descarga:

Imagen extraída de: Catholic Herald