El fraude de la Gripe A

El fraude de la Gripe A

Veus. Joaquín Ventura. FeAdulta. La OMS y las farmacéuticas se inventaron una crisis falsa para vender vacunas, según Wolfgang Wodarg. El presidente de la Comisión de Salud del Consejo de Europa, Wolfgang Wodarg, ha declarado que la gripe A es “uno de los mayores escándalos médicos de este siglo”. Ha añadido que “la supuesta pandemia es un montaje de los gigantes farmacéuticos y la Organización Mundial de la Salud”.

Wodarg ha afirmado que la Organización Mundial de la Salud (OMS) suavizó la definición de pandemia porque los científicos se lo pidieron y que las compañías farmacéuticas lo aprovecharon para conseguir contratos de venta para sus vacunas. Sólo en el cuarto trimestre de 2009, una compañía, la Glaxo SmithKline, ha ingresado 1.700 millones de dólares gracias a las ventas de vacunas contra la gripe A H1N1.

Como resultado, los gobiernos han gastado millones de euros en campañas de vacunación. Además, miles de animales que dieron positivo en las pruebas de gripe A H1N1, han sido sacrificados.

El Consejo de Europa va a investigar estas acusaciones, que son muy malas noticias para las compañías fabricantes de las vacunas y los medicamentos contra la gripe A.

Ya en julio de 2009 quedó claro que el número de muertes que se producían entre los enfermos de gripe A era menor que las que se dan con la gripe estacional común, pero la OMS no dudó en calificar la enfermedad como pandemia.

La declaración de que la gripe A era una pandemia fue definitiva para que los gobiernos comprasen estas grandes cantidades de vacunas. Países como Francia, Reino Unido, Alemania, Holanda o España se encuentran ahora con grandes stocks de vacunas que no han utilizado.

Wodarg ha explicado que, en su opinión, la razón para que todo esto haya sucedido hay que buscarla en los brotes de gripe aviar H5N1 que tuvieron lugar hace pocos años. Como este virus sí que fue realmente peligroso, los gobiernos firmaron contratos con las empresas farmacéuticas en los que se comprometían a comprar vacunas y fármacos si se producía una pandemia. En ese caso, los fabricantes de estos productos podrían hacer efectivos los contratos.

“Para poder vender sus fármacos y vacunas contra la gripe aviar, las compañías farmacéuticas han presionado a los científicos y agencias oficiales, responsables de la salud pública, para alarmar a los gobiernos de todo el mundo”, ha dicho Wodarg.

Así, se han despilfarrado los recursos económicos destinados a salud pública en estrategias ineficientes de vacunación. Además, “se ha expuesto de forma innecesaria a millones de personas al riesgo de sufrir efectos secundarios desconocidos a causa de unas vacunas insuficientemente testadas”, ha puesto de manifiesto el presidente de la Comisión de Salud.

Si el Consejo de Europa establece en su investigación que este “circo” ha sido una “voluntaria y cínica” manipulación de las compañías farmacéuticas, las demandará para conseguir compensaciones.