7 de octubre 09: Jornada Mundial por el Trabajo Decente

7 de octubre 09: Jornada Mundial por el Trabajo Decente

Veus. Jornada Mundial por el Trabajo Decente. La crisis económica amenaza el empleo y el futuro de millones de personas en todo el mundo. Una crisis económica mundial, provocada por la irresponsabilidad y avaricia de los gestores del sistema financiero internacional y la falta de regulación y control del mismo amparada por los responsables políticos, puede llevar a la destrucción de más de 50 millones de empleos y arrojar a la pobreza severa a 200 millones de personas, según estimaciones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la lucha por la universalización del Trabajo Decente pasa necesariamente por la exigencia de políticas que permitan enfrentarse a la crisis y mantener y crear empleo. El trabajo decente ha de figurar en el centro de las acciones de los Gobiernos para recuperar el crecimiento económico y construir una nueva economía global que sitúe a las personas en primer término.

El 7 de octubre el movimiento sindical internacional (CSI) organizará una Jornada Mundial por el Trabajo Decente. Constituye una oportunidad sin precedentes, la primera históricamente. Por primera vez en la historia, los trabajadores organizados de todo el mundo se van a movilizar en torno a una aspiración común: Un Trabajo Decente para todos.

Esta idea nació en noviembre de 2006 en el congreso fundacional de Viena del nuevo movimiento sindical internacional, Confederación Sindical Internacional (CSI), resultado de la unión entre las antiguas centrales sindicales CMT, de origen cristiano, y CIOSL, de origen socialdemócrata. Agrupa a organizaciones sindicales de l55 países, entre ellas a CCOO, UGT, USO, ELA-STV

¿Qué es el Trabajo Decente?

El trabajo decente, en cuanto concepto y programa, fue introducido y promovido inicialmente por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en 1999. Su director general, el chileno Juan Somalia lo propone como expresión de las condiciones que permiten a todas las personas vivir con dignidad.

Según el concepto definido por la OIT y adoptado por la comunidad internacional, el trabajo decente es un trabajo productivo para hombres y mujeres en condiciones de libertad, equidad, seguridad, y dignidad humana. El trabajo decente implica oportunidades de trabajo productivo y con un ingreso justo; proporciona seguridad en el lugar de trabajo y protección social para los trabajadores/as y sus familias; ofrece mejores perspectivas para el desarrollo personal y favorece la integración social; da a las personas libertad de expresar sus opiniones, organizarse y participar en la toma de decisiones que inciden en sus vidas; y garantiza la igualdad de oportunidades y de trato para todos y todas.

Déficit de trabajo decente.

Todos somos conscientes que las condiciones de trabajo en todo el mundo están a mucha distancia de un trabajo decente para todos. Es más, venimos observando cómo derechos adquiridos por los trabajadores a lo largo de la historia se están perdiendo. Hoy podemos hacer esta reflexión, si en tiempo de bonanza económica la situación ha sido precaria par muchos trabajadores y de hambre para millones de personas, cómo será en tiempos de crisis económica y subida de los alimentos básicos.

.- La mitad de los trabajadores del mundo ganan menos de 2 dólares diarios

.- Más de 12 millones de personas trabajan en condiciones de esclavitud.

.- 200 millones de niños y niñas menores de 15 años trabajan en lugar de ir a la escuela.

.- Más de 2 millones de personas mueren a causa de accidentes y enfermedades Laborales cada año.

Es necesario centrar la lucha por un trabajo decente: eliminar el paro, el trabajo sumergido, la reducción de temporalidad y siniestrabilidad laboral, sin olvidarse de la “directiva de la vergüenza”, de 65 horas semanales como jornada laboral, calificada por UGT y CCOO como “la mayor agresión contra los derechos de los trabajadores y del modelo social europeo desde que se inició el proceso de integración.

Cualquier persona en el mundo debe poder llevar una vida digna y tener cubiertas las necesidades básicas. El empleo es un factor crucial para lograrlo. Es por ello que habría que exigir a todos los gobiernos a hacer más respecto a la creación de empleo. Y no sólo de cualquier tipo de empleo, sino de empleos decentes para todos y todas.

Desde Pastoral Obrera instamos a toda la Iglesia a unirse también a la lucha por un TRABAJO DECENTE.

Para continuar haciendo posible nuestra labor de reflexión, necesitamos tu apoyo.