La Asunción de la Virgen, San Próspero y Santa Rita de Cascia

La Asunción de la Virgen, San Próspero y Santa Rita de Cascia

Eduardo Rojo. El 15 de agosto es el día en el que media España está en fiestas y la otra mitad recuperándose de las ya disfrutadas o preparándose para las que empezarán poco después. Es probable que muchas personas que se encuentran en situación de desempleo sean devotas de la Virgen y que recen para pedirle ayuda a su difícil situación. Pues bien, ese día se encontraron (¡gracias Virgencita!) con una medida económica adoptada por el gobierno español que pretende ayudar a paliar la gravedad de la situación en la que se encuentran las personas desempleadas que han agotado la percepción de sus prestaciones contributivas y las asistenciales….. para las personas que las hayan agotado a partir del 1 de agosto (¡Virgencita, no me habías dicho nada de esta fecha!)

Se trata del Real Decreto-Ley 10/2009 de 13 de agosto, “por el que se regula el programa temporal de protección por desempleo e inserción”, una norma para la que manifiesto con claridad una valoración positiva por el esfuerzo económico realizado para cubrir las necesidades de buena parte de la población necesitada.

Con la medida que entró en vigor el domingo día 16, el gobierno español (que está de un religioso subido cuando se trata de asuntos de empleo) estimó que se daría cobertura a 340.000 desempleados, y que de esta manera, y en cuanto que se trata de una prestación vinculada a las actividades formativas, se mejorarían sus expectativas laborales.

¡Ay, virgencita! La norma no se dirige a todas las personas desempleadas sino a las que, además de cumplir los requisitos requeridos para poder tener la condición de beneficiarias, han agotado las prestaciones por desempleo “desde el 1 de agosto de 2009”, y en esos términos tan claros y contundentes, que no dan lugar a interpretación alternativa posible alguna, se manifiesta la Disposición Transitoria Única.

Pero. ¡Eureka!, San Próspero, obispo de Tarragona, acude en apoyo de las personas desfavorecidas y, como su propio nombre indica, obtiene recursos económicos suficientes en pocos días (cerca de 700 millones de euros) para que puedan cobrar la prestación las personas que hayan agotado la prestación a partir del 1 de enero de 2009 (varios cientos de miles de desempleados más). Es un acto de justicia social, afirma con rotundidad el portavoz socialista José Antonio Alonso el día 2 de septiembre, al tiempo que da las gracias a los grupos políticos con los que ha pactado la modificación de la norma (por cierto, de no hacerlo únicamente la hubiera podido aprobar con el voto de los diputados del grupo popular, y supongo que algunos estrategas socialistas habrán pensado “Padre, aparta de mí este cáliz”).

Bienvenida sea la medida para paliar la situación de los más desfavorecidos, aunque la imagen de la vida política española haya sufrido un nuevo revolcón. A partir de ahora sugiero que se compartan los rezos dirigidos a la Virgen con los que se dirijan a San Próspero, ya que la primera fue cicatera con los recursos económicos para los desempleados, mientras que el segundo ha sido rumboso (dentro de las posibilidades presupuestarias, “of course”). De todas formas, no conviene olvidar que hay que seguir rezando, y mucho, a Santa Rita de Cascia, patrona de los imposibles, cuya eficacia también ha quedado probado en este conflicto.

Para continuar haciendo posible nuestra labor de reflexión, necesitamos tu apoyo.