Frontera sur

Frontera sur

Santi Torres. El Servicio Jesuita a Migrantes (SJM) presentó hace unos días en Madrid un documento donde se denuncian las políticas de fronteras que los países de la UE están aplicando en el caso de la denominada Frontera Sur. Patrullas marítimas conjuntas, instrumentos de vigilancia electrónica muy sofisticados, acuerdos de readmisión de migrantes expulsados o devueltos … son algunas de estas medidas. Lo que la propaganda oficial reviste de manera exclusiva como lucha contra el tráfico de seres humanos y de políticas de cooperación al desarrollo, está constituyendo en la práctica, una más que dudosa externalización de fronteras, hacia países no caracterizados precisamente por un afecto demasiado intenso en relación a los derechos humanos.

Cuando la mayor parte de la inmigración llega tranquilamente por vías áreas y terrestres, la UE ha hecho de la frontera Sur su símbolo de control de la inmigración ilegal. Las consecuencias, sin embargo, de estas políticas de fronteras se traducen en la sustitución de lo que es una raya administrativa en extensas áreas de “tierra de nadie”.

Mares o desiertos controlados casi de manera exclusiva por las autoridades locales subvencionadas desde Europa y con unas inexistentes garantías en cuanto a los derechos humanos. Se suceden las detenciones arbitrarias o aumenta el riesgo para los inmigrantes que deben elegir rutas menos seguras como la ruta libia. Resulta muy difícil calcular el número exacto de personas que han muerto por efecto de los múltiples naufragios o agotados intentando atravesar los desiertos.

Es un documento por tanto que os invito a leer ahora que se acercan las elecciones europeas, ya que toca el núcleo de la cuestión en cuanto a la Europa que estamos construyendo. Es imposible que Europa construya un espacio de “justicia, seguridad y libertad”, a base de crear dentro y fuera de la Unión, extensos espacios “de” injusticia, inseguridad y falta de libertad “. Hay pues una revisión urgente de nuestras políticas de gestión de fronteras. Es bueno tener también en cuenta a la hora de votar.

Para continuar haciendo posible nuestra labor de reflexión, necesitamos tu apoyo.