Despertar del cine islámico en Europa

Despertar del cine islámico en Europa

Jaume Flaquer. Este mes de abril empieza en la fundación Migra-Studium un curso sobre “el Islam y el cine”, co-organizado por Cristianisme i Justícia. Este curso está en la línea de un creciente interés sobre el cine islámico por un lado y por el cine espiritual por otro. El interés por el cine espiritual lo prueba el gran éxito de la “Setmana de cinema espiritual de Barcelona” organizado por Peio Sánchez y el del cine islámico se refleja en la oferta de cine de Casa Árabe en Madrid, Córdoba, Granada, o Málaga.

[…]Este cine no se distribuye en las grandes salas de España. A veces, a duras penas consigue salir en las pantallas e incluso a menudo no llega ni a editarse ni siquiera en castellano. A nuestro país no llega más que cuando las películas han tenido un cierto éxito en otros países europeos, arrastrando un retraso incluso de dos años respecto al estreno en Europa. Tal ha sido el caso por ejemplo de Edificio Yacobián estrenado en Egipto dos años antes que aquí, de Baba Aziz, un bello cuento sufí sobre la vida como peregrinaje cuyas copias inglesas y francesas aparecieron mucho antes. Sin embargo, la inmigración y el progresivo reconocimiento de los valores de la cultura árabe han puesto a lo árabe o islámico en uno de los centros de interés de no pocas personas.

El cine iraní con sus grandes referentes como Abbas Kiarostami, Majid Majidi, también ha logrado penetrar entre un cierto público selecto así como nuevos cineastas afganos. Películas como Donde está la casa de mi amigo (1987), El sabor de las cerezas (1997), El color del paraíso (1999), Baran (2001), Kandahar (2001), A las cinco de la tarde (2003) o Buda explotó por vergüenza (2007) son bien conocidas por los occidentales buscadores de todo lo oriental. Son eso sí, bellas películas muy “exigentes” para el espectador y consideradas “aburridas” por los devotos de Indiana Jones. Tienen una profundidad accesible solamente al hombre meditativo.

Si has visto alguna película de algún director árabe, iraní o afgano ¿por qué no nos das tu opinión?