No se puede castigar la solidaridad

No se puede castigar la solidaridad

Cristianisme i Justícia. El art. 53 c) del Anteproyecto de modificación de la Ley de Extranjería prevé sancionar como falta muy grave con la multa de 501 a 10.000 euros “a quien promueva la permanencia irregular en España de un extranjero. Se considera que se promueve la permanencia irregular cuando el extranjero dependa económicamente del infractor y se prolongue la estancia autorizada más allá del plazo legalmente previsto“.

[…]Serían sancionados, por tanto, todos aquellos que acogen en sus casas a personas inmigrantes sin papeles, y aquellos que los ayudan en aspectos básicos como la alimentación, la ropa o el aprendizaje de un oficio, y que lo hacen sin ningún ánimo de lucro, y como gesto de hospitalidad o caridad humana y cristiana.

Rápidamente se han levantado las voces en contra. A nivel estatal una plataforma llamada “Salvemos la hospitalidad” ha iniciado una campaña denunciando los puntos más perversos de esta reforma, ya que toca aspectos fundamentales de los derechos humanos. En Cataluña la “Plataforma d’entitats cristianes amb els immigrants, ha emitido un comunicado donde expresa “la voluntad de continuar practicando la solidaridad a pesar de que la ley lo prohíba”.

Cristianisme i Justícia, dada la gravedad de la propuesta de reforma, se ha sumado a las dos campañas y es por esta razón que os hacemos llegar los textos del manifiesto y del comunicado para que nos ayudéis en su difusión.

Para continuar haciendo posible nuestra labor de reflexión, necesitamos tu apoyo.